Archivo de Público
Lunes, 9 de Febrero de 2009

Una proteína predice el avance de la enfermedad renal crónica

Reuters ·09/02/2009 - 14:34h

Por Megan Rauscher

En los pacientes con enfermedad renal crónica no avanzada, los niveles altos en orina y sangre de una proteína vaticinarían de manera sólida e independiente el avance de la enfermedad, halló un equipo de investigadores en Italia.

Se trata de la llamada lipocalina asociada a gelatinasa neutrófila (NGAL, por sus siglas en inglés).

Las células tubulares renales liberan una gran cantidad de NGAL después de varias lesiones renales, explicó en un adelanto de Clinical Journal of the American Society of Nephrology el equipo de la doctora Michele Buemi, de la Universidad de Messina.

En un estudio previo, el equipo había identificado niveles anormalmente altos de esa proteína en pacientes con enfermedad e insuficiencia renal.

Asimismo, los pacientes con altos niveles de NGAL tenían un riesgo mucho más alto de perder función renal en un año que aquellos con bajos niveles de NGAL.

Para investigar el tema, el equipo analizó con qué precisión el nivel de NGAL en sangre y orina predecía el avance de la enfermedad renal crónica en un grupo de 96 pacientes de unos 57 años con enfermedad renal por distintas causas.

La tasa de filtrado glomerular promedio de los pacientes, que es otro indicador de la condición, era de 15 mL/min cada 1,73 metros cuadrados o superior.

Las concentraciones sanguíneas de NGAL eran de 515,4 ng/mL en los pacientes con enfermedad renal y de 35,4 ng/mL en 14 personas sanas de la misma edad, género y presión sanguínea (grupo de control). Los niveles promedio de NGAL en orina eran de 195,6 y 6,6 ng/mL, respectivamente.

Durante los 18,5 meses de seguimiento, 31 pacientes (el 32 por ciento) registraron un avance significativo de la enfermedad renal; en algunos casos, hasta desarrollaron la condición en estadio final.

Se comparó a los pacientes con niveles significativamente altos de NGAL en sangre y orina al inicio del estudio con los pacientes en los que no avanzó la enfermedad.

Según el equipo, la enfermedad renal evolucionó significativamente más rápido en los pacientes con niveles de NGAL en sangre por encima de 435 ng/mL.

El período de seguimiento promedio hasta el avance de la enfermedad fue de 14,9 meses en esos pacientes, a diferencia de 18,9 meses en pacientes con NGAL por debajo de ese corte.

En los pacientes con NGAL en orina por encima de 231 ng/mL, el avance de la enfermedad fue significativamente más rápido, con un período promedio hasta el avance de 13,2 meses, a diferencia de 19,2 meses en los pacientes con un nivel de NGAL en orina por debajo de ese valor de corte.

Los niveles de NGAL en sangre y orina permitieron predecir un mayor riesgo de avance de la enfermedad renal crónica, independientemente de la edad del paciente.

Por cada 10 ng/mL más de NGAL urinario, el riesgo de que la enfermedad avanzara aumentaba un 3 por ciento, mientras que cada 10 ng/mL más de NGAL en sangre estaba asociado con un 2 por ciento más de riesgo de avance de la dolencia.

Para Buemi, estos resultados son una "gran herramienta nueva" para prevenir el avance de la enfermedad renal.

Controlarles el nivel de NGAL en sangre y orina a los pacientes con enfermedad renal crónica permitiría identificar a aquellos más propensos a sufrir un agravamiento de la condición y que deberían recibir tratamientos más agresivos.

FUENTE: Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 2009