Archivo de Público
Domingo, 8 de Febrero de 2009

David Byrne y Brian Eno vuelven a unirse en un disco

EFE ·08/02/2009 - 13:06h

EFE - David Byrne (de espaldas) y Brian Eno han vuelto a unir sus fuerzas en un nuevo disco, "Everything that happens will happen today", un trabajo que ve la luz ahora, treinta años después de que estos dos visionarios del rock lanzaran su última colaboración, el revolucionario álbum "My life in the bush of ghosts".

David Byrne y Brian Eno han vuelto a unir sus fuerzas en un nuevo disco, "Everything that happens will happen today", un trabajo que ve la luz ahora, treinta años después de que estos dos visionarios del rock lanzaran su última colaboración, el revolucionario álbum "My life in the bush of ghosts".

Con este nuevo trabajo, David Byrne, fundador y cantante de Talking Heads, una de las bandas más influyentes e innovadoras del rock de los ochenta, vuelve este año a los escenarios, con una extensa gira mundial que aterrizará en España el próximo mes de abril bajo el título de "Songs of David Byrne and Brian Eno"

El Palau de la Música de Barcelona, el día 24 de abril; el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, el día 26, y el Teatro Lope de Vega de Madrid, el día 27, serán los tres escenarios en los que el autor de canciones tan emblemáticos como "Burning down the house" ofrecerá, sin Brian Eno, sus recitales.

David Byrne y Brian Eno, fundador de Roxy Music y del concepto del art-rock y productor de grandes artistas -desde David Bowie a U2 o Coldplay- definen su nuevo disco como "gospel electrónico", según explican ambos en el libreto que acompaña el disco.

"Everything that happens will happen today" comenzó a gestarse durante una cena hace un par de años, cuando ambos músicos retomaron el contacto tras la reedición de "My life in the bush of ghost", la última de las colaboraciones de estos dos músicos que iniciaron su relación a finales de los 70, cuando Brian Eno produjo tres discos de Talking Heads.

"Tenía mucha música acumulada, a la que, a pesar de mis intenciones, nunca había dado forma de canciones. David se ofreció como voluntario para intentarlo", cuenta Brian Eno sobre la historia de este disco.

Fue así como David Byrne se llevó a Hell's Kitchen, su estudio de Nueva York, un CD con temas instrumentales "que escuchaba de vez en cuando, para intentar descubrir qué historia contaban esas músicas", que pronto se revelaron como "evocadoras semillas".

Tras convivir con parte de esa música durante casi un año, el líder de Talking Heads encontró un camino en el "ambiente folk-electrónico-gospel" y, una vez encontrado el paisaje de su nueva aventura, ambos artistas se repartieron el trabajo: la música para Brian Eno y las letras y las melodías para David Byrne.

En los once temas que forman este disco, Byrne pone la voz a unas canciones "en muchos casos edificantes, esperanzadoras y positivas, aunque haya letras que describan explosiones de coches, guerras, y otros oscuros escenarios de ese estilo", explica él mismo.

"¿De dónde viene ese tono optimista y de ánimo, sobre todo en estos tiempos tan tormentosos?", se cuestiona Byrne, quien asegura que sus letras y sus melodías "son una respuesta" a lo que escondía la música de Brian Eno. "Mi misión era convertir en lenguaje algo que originalmente, era no verbal", dice.

"Al final, creamos algo juntos que ninguno de los dos hubiese sido capaz de hacer por separado", concluye el co-creador de este álbum que encierra canciones como "Home", "My big nurse", "Life is long", "Wanted for life" o "One fine day".