Archivo de Público
Domingo, 8 de Febrero de 2009

Ecuador ordena la expulsión de un miembro de la embajada de EEUU

Reuters ·08/02/2009 - 10:18h

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ordenó el sábado expulsar a un funcionario de la embajada de Estados Unidos, acusándolo de haber condicionado al país para el desarrollo de proyectos, en una medida que podría afectar las relaciones con Washington.

Correa, un popular líder nacionalista que aspira a su reelección en los comicios de abril, ha mantenido buenas relaciones con Estados Unidos desde que asumió el cargo en 2007, pese a que junto con sus aliados Venezuela y Bolivia han criticado las políticas norteamericanas en la región.

El mandatario acusó a Armando Astorga, oficial de la embajada de Estados Unidos en Ecuador, de terminar unilateralmente un convenio para apoyo logístico y operativo a la policía ecuatoriana, debido a que el país andino se había negado a aceptar que Washington califique a los funcionarios que participarían en los proyectos.

"Señor canciller le da 48 horas a este señor para que recoja sus maletas y se largue del país. Aquí no vamos aceptar que nadie nos trate como colonia", dijo Correa en su informe semanal de gestiones.

Astorga, agregado del departamento de Temas de Migración, Aduana y Trata de Personas, abandonó el país andino en enero "como parte de las rotaciones internas normales", dijo la agregada de prensa de la embajada estadounidense, Marta Youth, a Reuters.

Mientras, el Departamento de Estado dijo que estaba enterado del anuncio y lo estaba revisando.

La conclusión del acuerdo también incluye suspender la aportación de unos 340.000 dólares anuales para financiar el proyecto y la devolución inmediata de los equipos dados por Estados Unidos.

El mandatario, quien ha amenazado con expulsar a varios funcionarios y firmas extranjeras, aseguró que los proyectos serán asumidos por el Estado ecuatoriano.

"Señor Astorga, quédese con su sucio dinero, no lo necesitamos, aquí hay dignidad. Devuélvanle hasta el último borrador, mañana mismo, que se queden con sus cosas. Ecuador no necesita la caridad de nadie", añadió Correa.