Archivo de Público
Domingo, 8 de Febrero de 2009

Aznar mantiene una "buena sintonía" con Gallardón

La relación con Aguirre se ha deteriorado a raíz de su actuación en Caja Madrid

M. J. GÜEMES ·08/02/2009 - 08:00h

Reyes Sedano - Esperanza Aguirre, José María Aznar, Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella en un mitin.

Una incógnita recorre las filas conservadoras. Si llegado el caso Aznar tuviera que salir a la palestra para dar su apoyo a alguien, ¿quién sería el elegido? Todo son cábalas. Nadie se atreve a dar un nombre. Pero ofrecen pistas.

Los que rodean al ex presidente del Gobierno aseguran que mantiene "una buena sintonía" con Alberto Ruiz-Gallardón, pero que "otra cosa muy distinta es que vaya a darle su respaldo para que se convierta en presidente del PP".

Los equipos de Aznar y el alcalde niegan que haya un pacto entre ellos

Desde hace meses existe el rumor de que el regidor madrileño y Aznar habrían alcanzado un pacto secreto para desbancar a Rajoy del poder. Estrechos colaboradores de Aznar lo desmienten tajantemente. El círculo de Gallardón también. En el PP, se considera que es un bulo extendido por el PSOE en su afán por zafarse del alcalde, a quien contemplan como principal rival de cara a unas generales.

También aseguran que jamás se produjo una cena entre Aznar, Gallardón y el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Con ello salen al paso de una información publicada hace tan sólo unos días en el digital LaNacion.es en la cual se afirmaba que entre y plato y plato se debatieron posibles escenarios para el PP y que la postura de Aznar era proclive a ver como cabeza de cartel electoral a Ruiz-Gallardón.

Lo que sí se comenta mucho dentro del partido es que si el alcalde deja su puesto, Ana Botella sería aupada al cargo. Lo que le concede al alcalde un as en la manga. Pero para un diputado conservador, se equivocan "todos aquellos que piensan que Aznar puede mezclar temas profesionales con personales" y recuerda que fue el regidor quien le pidió a la mujer de Aznar que trabajara con él y no al contrario.

"Si Rajoy dice que se queda, lo cumple", dice una persona de su equipo

Además, los que no comparten esta teoría piensan que para que se acometa esa operación "no hacen falta tantas vueltas". El alcalde de Madrid tiene sus pros y sus contras. En el PP son muchos los que dicen conocer "la psicología de Aznar" y en base a ella comentan que si el ex inquilino de La Moncloa nunca pensó en Gallardón para ministro, "mucho menos para jefe del Ejecutivo".

Tampoco Aguirre convence. Aunque cuenta con el empuje de todo el PP de Madrid, en el partido ha sufrido un desgaste importante. Primero por plantarse ante Rajoy con la amenaza de dejar la Comunidad si Gallardón iba en la lista por Madrid.

Y, segundo, porque cuando no ha pasado ni un año de aquello, en su corte ha estallado un tremendo escándalo. En las filas conservadoras piensan que la presunta trama de espionaje y corrupción "daña la imagen del partido a nivel nacional" y eclipsa todo su trabajo.

Para muchos se ha convertido en "la oveja negra" de la familia y, por eso mismo, no creen que vuelva a amagar con presentar su candidatura si, al ir mal las cosas para el PP, Rajoy se retira o le echan. Hay quien piensa que entonces presentaría a alguien en su lugar. "Porque lo único que quiere es mantener su capacidad de influencia", afirma un miembro de la Junta Directiva Nacional.

"Sin disparates"

En cualquier caso, no creen que Aznar apostara por ella porque Caja Madrid les ha distanciado. Cuentan que el presidente de honor del PP no ha querido intervenir y que sólo al principio de esta encarnizada lucha por el poder advirtió a Aguirre y Gallardón de que "no cometieran disparates". En el entorno de Aznar no entienden muy bien por qué ha cambiado la Ley de Cajas y por qué persigue a Miguel Blesa, presidente de la entidad financiera y amigo personal del presidente de FAES.

El mar revuelto del PP da para muchas hipótesis. Pero Rajoy ya ha anunciado que no piensa dimitir. Ha lanzado un aviso a navegantes y ha proclamado que él garantizará la unidad "pase lo que pase". "Si lo dice, lo cumple", afirma una persona de su equipo. Otra añade que, como "no cristaliza ninguna alternativa, él va ganando tiempo".

Rodrigo Rato y sus "'dossiers' comprometidos"

Rato sigue estando en todas las comidillas del PP y muchos se preguntan cómo reaccionaría Aznar si el partido terminara por reclamarle para aglutinar sectores. Para varios parlamentarios, si Aznar le diera paso podría convertirse en “un acto de reconciliación”. Pero algunos consideran que sería la “forma de reconocer que en 2003 se equivocó”. Siempre se ha dicho que Rato no fue elegido porque se opuso a que España entrara en la guerra de Irak. Pero lo cierto es que Aznar ha reconocido en privado, como cuentan fuentes cercanas a él, que Rato era un candidato “vulnerable” porque había “varios ‘dossiers’ comprometidos” sobre el vicepresidente y ministro de Economía y que él nunca quiso que el futuro presidente del Gobierno fuera “rehén” de algún grupo mediático. Esos supuestos informes, desde luego, nunca han transcendido.