Archivo de Público
Sábado, 7 de Febrero de 2009

Obama dice que hay que actuar con rapidez para detener la crisis

Reuters ·07/02/2009 - 16:13h

Con una votación a la vista en el Senado de Estados Unidos sobre su proyecto de ley de estímulo económico, el presidente Barack Obama advirtió el sábado de que se necesitan acciones rápidas para evitar una catástrofe económica y responsabilizó a las políticas republicanas de la crisis.

Senadores demócratas llegaron el viernes por la noche a un acuerdo para recortar las propuestas de gasto y respaldar rebajas de impuestos en un proyecto de ley de 800.000 millones de dólares (unos 619.000 millones de euros) que se espera sea aprobado el martes. Se retractaron de su propuesta anterior de 937.000 millones de dólares para terminar con las críticas, especialmente de los republicanos, de que habría millones de dólares en gastos injustificados.

Obama elogió al grupo de senadores moderados de ambos partidos por llegar a un acuerdo.

"Demócratas y republicanos se reunieron en el Senado y respondieron apropiadamente a la urgencia que el momento exige", declaró en su discurso semanal.

"En medio de nuestra mayor crisis económica desde la Gran Depresión, el pueblo estadounidense confiaba en que el Congreso comenzara a enfrentarse a los grandes desafíos que tenemos por delante. Después de todo, de eso iban las elecciones de noviembre pasado", agregó.

El énfasis de Obama en las elecciones de 2008, en las que ganó a su rival republicano John McCain, sigue a una postura más agresiva adoptada en los últimos días, en los que ha tratado de contraatacar a sus opositores y esgrimir el capital político obtenido por su amplia victoria del 4 de noviembre.

Obama rechazó las críticas republicanas que decían que el plan carecía de suficientes medidas para reducir impuestos y apuntó directamente a las políticas de su predecesor George W. Bush, por llevar al país a la recesión. Se prevé que el plan consiga el apoyo de unos pocos republicanos de la minoría en el Senado.

"No podemos esperar ayuda de las viejas teorías que en ocho cortos años duplicaron la deuda nacional, llevaron a la economía a una caída en picado y a este desorden", indicó.

"No podemos depender de una fórmula de pérdidas que sólo ofrece rebajas de impuestos como respuesta a todos nuestros problemas, mientras ignora nuestros principales desafíos económicos", agregó.

El nuevo presidente del Comité Nacional Republicano, Michael Steele, promovió el recorte de impuestos y acusó a los demócratas de querer gastar demasiado en el plan de estímulo.

"Los demócratas controlan ambas ramas del Gobierno durante menos de un mes y cabe preguntarse si todo ese poder se les ha subido a la cabeza", comentó Steele en un discurso radiofónico.

"Las familias estadounidenses están haciendo sus mayores esfuerzos para equilibrar sus propios presupuestos y pagar sus préstamos. La manera más rápida de ayudar a esas familias es permitir que se queden con una mayor cantidad del dinero que ganan", puntualizó.