Archivo de Público
Sábado, 7 de Febrero de 2009

Nueva demanda de accionistas de Fortis por la decisión estatal de desmantelarlo

EFE ·07/02/2009 - 12:55h

EFE - El presidente interino del consejo de administración de Fortis, Jan-Michiel Hessels, en una rueda de prensa ofrecida el pasado 30 de enero. EFE/Archivo

Un grupo de accionistas flamencos de Fortis ha anunciado hoy que ha citado al Estado belga ante el Tribunal de Primera Instancia por "perjudicarles" con las decisiones que llevaron al despiece y venta de la entidad financiera, según informa la agencia Belga.

El gabinete de abogados SO LAW, que representa a distintos accionistas "de peso" de la entidad, acusa a las autoridades belgas de "no haber preparado sus acciones con precisión" o "haber perjudicado los intereses de los accionistas fuera de toda proporción".

Además, considera que el Estado belga "discriminó" a Fortis respecto del grupo franco-belga Dexia, entidad "a la que inyectó una garantía".

"Si Fortis se hubiera beneficiado de una garantía de Estado, el desmantelamiento no habría tenido sentido", indicaron los abogados.

Según Belga, este proceso es diferente al que inició el gabinete legal Modrikamen el pasado octubre en representación de unos 140 accionistas minoritarios de Fortis -que poseen en conjunto más de tres millones de títulos del banco-, ante el Tribunal de Comercio de Bruselas, al considerar "insuficiente" la indemnización que se les ofrece.

Por una parte, en esta ocasión será el Tribunal de Primera Instancia de Bruselas el que examine el caso (el próximo día 20) y, por otra, la acción se ha emprendido en neerlandés, por lo que los accionistas flamencos de la entidad "se beneficiarán de una audiencia más cómoda en su propia lengua", destacaron los abogados.

El grupo de asociados espera también que los gastos del proceso, al que animan a otros accionistas a unirse, les sean reembolsados al pasar por la Corte de Primera Instancia.

El Tribunal de Apelación de Bruselas suspendió en diciembre las decisiones del pasado octubre que llevaron al despiece del banco asegurador Fortis, y a la venta de sus activos bancarios en Bélgica y Luxemburgo al francés BNP Paribas hasta que los accionistas de Fortis lo autoricen.

En respuesta a la demanda de un grupo de accionistas minoritarios, los jueces suspendieron la decisión del pasado 3 de octubre por la que Bélgica, Holanda y Luxemburgo decidieron segregar las actividades de la entidad.

El tribunal anuló también la decisión del 5 de octubre por la que los gobiernos belga y luxemburgués decidieron, tras nacionalizar la entidad, vender casi todo el negocio bancario (75 y 67 por ciento, respectivamente) y las actividades de seguros en Bélgica al banco francés BNP Paribas, reservándose una minoría de bloqueo.