Archivo de Público
Sábado, 7 de Febrero de 2009

El calor y el fuego consumen a Australia

Las autoridades confirman la muerte de 14 personas y no descartan que el número de fallecidos aumente. Más de 100 casas se han quemado y las llamas han destruido decenas de miles de hectáreas

PÚBLICO.ES/EFE ·07/02/2009 - 12:22h

Al menos 14 personas han muerto en los incendios que arden hoy sin control en los sureños estados de Victoria y Nueva Gales, cuando la mitad de Australia vive una ola de calor sin precedentes.

Un hombre de unos cuarenta años se encuentra en estado crítico en el hospital con quemaduras en la mitad de su cuerpo, según fuentes sanitarias. Las llamas han quemado más de un centenar de viviendas y han destruido decenas de miles de hectáreas.

"Hemos confirmado catorce muertes. Habrá más, desafortunadamente, y el número puede subir considerablemente", indicó el primer ministro del gobierno de Victoria, John Brumby, a los periodistas.

El subdirector de la Policía de Victoria, Kieran Walshe, ha señalado que todas las muertes conocidas sucedieron en los incendios que intentan controlar en el noroeste de Melbourne, la capital del estado y ha opinado que el número de víctimas mortales podría llegar hasta los 40.

Walshe ha explicado que habrá que esperar a que pase la noche del sábado para determinar el número total de fallecidos y la identidad de las víctimas, lo que ocurrirá en la mañana del domingo.

Caos de fuego

 "Hemos confirmado catorce muertes. Desafortunadamente, el número puede subir considerablemente"

Numerosos incendios forestales siguen activos en el sur de Australia y al menos treinta viviendas han sido arrasadas por las llamas en Victoria, mientras la ola de calor que ha provocado temperaturas récord de más de 46 grados ha empezado a remitir en los estados de Australia del Sur y Victoria.

El calor empezó a bajar debido a un cambio de dirección del viento pero los termómetros se mantendrán por encima de los 40 grados hasta mañana en Nueva Gales del Sur y el Territorio de la Capital.

Ocho frentes arden en Victoria. El incendio de Bunyip State, al sureste de Melbourne, ha arrasado 165 hectáreas con el cambio en la dirección del viento, que propició que las llamas saltaran las líneas de contención, arrasando todo lo que encontraban. En Collerain, también en el sureste del Estado, un bombero voluntario sufrió quemaduras en un 50% del cuerpo.

En Horsham, un incendio que arde en un área de 1.800 hectáreas, destruyó al menos tres casas y el club de golf de la localidad; mientras que en Kilmore, en el norte del Estado, el fuego prendió en 1.400 hectáreas y destruyó viviendas de la localidad de Wandong.

En Australia del Sur, donde también han caído las temperaturas, los bomberos han controlado un incendio forestal que se acercó a 500 metros de las viviendas de Gawler River, en las afueras de Adelaida.

Récord histórico de temperatura

En Nueva Gales del Sur, por el contrario, habrá que esperar hasta mañana para que el calor de un respiro a los bomberos, que luchan contra 40 incendios en todo el estado.

En la Costa Central de Nueva Gales del Sur, el fuego acecha las viviendas de la localidad de Prats Ridge, donde sus habitantes luchan junto a los bomberos para protegerlas.

En Victoria, donde algunas zonas llevaban 12 días seguidos con temperaturas superiores a los 40 grados, el termómetro alcanzó un récord histórico en Melbourne de 46,4 grados centígrados. Ésta es la temperatura máxima jamás registrada en la ciudad desde que comenzaron a registrarse este tipo de datos en 1855. Las condiciones han sido peores que las vividas el Miércoles de Ceniza, en 1983, cuando 75 personas murieron en los incendios.