Archivo de Público
Sábado, 7 de Febrero de 2009

Mogwai, alquimistas del ruido

El grupo conquistó la Joy Eslava con su sonido intenso y sobrenatural

CARLOS BARREIRO ·07/02/2009 - 12:12h

A mediados de los noventa, Mogwai patentaron una fórmula de rock instrumental, físico y contundente, en contraposición a las propuestas cerebrales y sesudas de sus compañeros de generación. Su lenguaje de crescendos ha sido copiado hasta la saciedad. Sin embargo, ningún grupo ha conseguido reproducir el sonido de sus directos.

Con el aire modesto que los caracteriza, los escoceses dieron anoche otro de esos recitales sobrenaturales. Aún conociendo al dedillo sus recursos, siguen generado sentimientos extremos. De sus tres álbumes más recientes sólo Mr. Beast (2006) supuso un avance creativo. Pero escuchar en vivo la densidad, la textura y la fuerza de sus guitarras todavía es una experiencia única.

Escuchar en vivo la densidad, la textura y la fuerza de sus guitarras todavía es una experiencia única

La banda de Stuart Braithwaite entró en acción con The precipice y dibujó el primer pico de intensidad con Friend of the night, en la que por un instante el piano y las percusiones restaron protagonismo a las guitarras. A partir de ahí la cota de energía y potencia de la actuación fue subiendo, hasta llegar al desbordante bis final con la melancólica Two rights make one wrong y We're no here, con tormenta de distorsión de despedida.

No hubo desmayos por la atmósfera desasosegante de algunos temas, como en otras ocasiones. Pero el grupo se afanó en responder a las ovaciónes del público con más aplausos, consciente de que sus conciertos son un vendaval de emociones que pone a prueba el aguante de los asistentes.