Archivo de Público
Sábado, 7 de Febrero de 2009

KIO vuelve a España

Una delegación del brazo inversor de Kuwait visita Madrid la próxima semana. El multimillonario fondo, candidato a entrar en Repsol, estudia invertir en grandes empresas españolas

ANTONIO MUÑOZ VÉLEZ ·07/02/2009 - 08:00h

El grupo Kuwait Investment Office (KIO) vuelve a España casi 20 años después de su abrupta salida, propiciada por el multimillonario fraude del que fue su hombre de confianza en el país durante la década de los ochenta y principios de los noventa, Javier de la Rosa. Con el financiero catalán condenado a más de 20 años de prisión (aunque disfruta del tercer grado), ha llegado el momento de poner el contador a cero en las relaciones comerciales hispano-kuwaitíes. El grupo, según fuentes diplomáticas del emirato, apuesta por "mirar al futuro y olvidar el pasado".

La próxima semana, una delegación de cinco altos cargos de Kuwait Investment Authority (KIA), el fondo soberano del país, visitará España para examinar oportunidades de inversión. Tiene vocación de largo plazo y su objetivo son grandes empresas, especialmente, las que cotizan en el Ibex 35 (principal indicador de la bolsa española). KIA es la matriz de KIO, que actúa como la filial europea del fondo soberano y tiene su sede en Londres.

El embajador de Kuwait en España, Adil Hamad Al Ayar, ofrecerá una recepción en su residencia de Madrid

El próximo martes, el embajador de Kuwait en España, Adil Hamad Al Ayar, ofrecerá una recepción en su residencia de Madrid a la que acudirá la delegación de KIA, así como, previsiblemente, varios ejecutivos de grandes empresas españolas cotizadas.

Aunque ninguna de las fuentes lo confirmaba ayer, en el encuentro también están citados miembros del Gobierno español. Entre ellos, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, que en octubre ofreció a fondos soberanos de países árabes deuda pública española para financiar los planes de rescate del Ejecutivo.

La única compañía que ayer confirmó su asistencia al evento fue Iberdrola. Estará representada por Ramón de Miguel, consejero para Asuntos Internacionales del presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez-Galán.

Entre los invitados están ejecutivos de los grandes bancos españoles y de Repsol YPF. La presencia del presidente de la petrolera, Antoni Brufau, no se descarta. El nombre de KIA ha sonado en los últimos meses como candidato a adquirir el 20% de Repsol que la constructora Sacyr puso en venta en septiembre pasado para intentar aliviar su deuda. Sobre todo, desde que la opción de la rusa Lukoil como comprador perdió fuelle por las dificultades para financiar la operación y por el rechazo a una empresa muy ligada al Kremlin. Por ese 20%, que en bolsa vale hoy 3.600 millones de euros, Sacyr pide lo que pagó a finales de 2006: unos 6.500 millones.

La única compañía que ayer confirmó su asistencia al evento fue Iberdrola

Si KIA entrara en Repsol, primera petrolera española, los países del Golfo Pérsico se reforzarían en el sector nacional de hidrocarburos. IPIC, petrolera estatal de Abu Dhabi, es accionista histórica de Cepsa (controlada por la francesa Total), con un 9% que no descarta incrementar.

Los fondos soberanos no pasan por su mejor momento, tras el desplome del precio del petróleo y el escaso rendimiento de algunas de las inversiones que hicieron el año pasado, aprovechando la crisis financiera. Sin embargo, KIA todavía parece contar con algo que últimamente escasea en el mercado: liquidez.

La composición y el volumen de su cartera de inversiones es una incógnita, porque la entidad sólo rinde cuentas ante su Gobierno en un informe que no se hace público. Los analistas valoran sus inversiones en todo el mundo en cerca de 200.000 millones de euros. Entre sus participadas están Daimler (7,3%), BP (1,7%) o el Banco Comercial de China.

Operaciones

Una de sus últimas grandes adquisiciones fue la compra en 2008, en un consorcio, de cuatro rascacielos en Manhattan, entre ellos el simbólico edificio de Chrysler, por 4.000 millones de dólares. Poco antes, la entidad acudió al rescate de los bancos estadounidenses Citigroup y Merrill Lynch (luego adquirido por Bank of America) con la compra de participaciones por 5.000 millones de dólares (unos 3.900 millones de euros). El valor de esos activos se ha deteriorado con la crisis. Esto no parece preocupar al fondo, que se define como inversor a largo plazo.

KIA, pionero de los fondos soberanos, fue concebido en la década de los cincuenta como herramienta para reinvertir los beneficios del petróleo y reducir la dependencia de esta materia prima del pequeño emirato. Con una superficie de unos 17.000 kilómetros cuadrados (equivalente a la de la provincia de Cuenca), el país tiene un 8% de las reservas de crudo, pese a que sus pozos están ya en fase de declive.

Si finalmente KIA decide invertir en una empresa española, será un regreso a medias, porque el fondo nunca abandonó del todo el país. Con su presencia en multinacionales de diversos sectores, el grupo es responsable de inversiones de más de 5.000 millones en España en la última década.