Archivo de Público
Viernes, 6 de Febrero de 2009

El Gobierno Berlusconi ordena que no se deje morir a Eluana

Reuters ·06/02/2009 - 16:18h

El Gobierno italiano ordenó el viernes a los médicos que continúen administrando alimentos y agua a Eluana Englaro, la mujer en coma que protagoniza un caso sobre el derecho a morir que ha dividido al país católico.

La mujer, de 38 años, lleva en estado vegetativo desde un accidente automovilístico en 1992 y ha sido llamada la "Terri Schiavo" italiana, en referencia a la estadounidense que pasó 15 años en coma y que obtuvo el derecho a morir en 2005 tras una larga batalla legal.

Esta semana, el padre de Englaro, que ha entablado una batalla legal en los tribunales italianos durante más de diez años, la llevó a un nuevo centro que accedió a dejar de alimentarla después de que otras varias clínicas rechazaran acogerla por temor a represalias.

El máximo tribunal italiano dictaminó el año pasado que el coma era irreversible y que se la debería permitir morir. Los médicos de la clínica comenzaron a retirarle el viernes el alimento, en línea con esa decisión.

Sin embargo, el gabinete del primer ministro Silvio Berlusconi emitió un decreto que impide que los médicos dejen de alimentarla, desafiando la decisión judicial.

"Hasta que tengamos una ley sobre las cuestiones relacionadas con acabar con la vida, la nutrición y la hidratación, dado que son una forma de sostenimiento vital de la vida, no pueden suspenderse bajo ninguna circunstancia por quienes cuidan a las personas que no son autosuficientes", dijo Berlusconi.

El gabinete desafía así al presidente italiano Giorgio Napolitano, que había informado anteriormente al Gobierno de que se oponía a afrontar este tema a través de un decreto.

Napolitano tiene el poder de bloquear el decreto, pero Berlusconi indicó que si ese era el caso convocaría una sesión de emergencia en el Parlamento, donde cuenta con una mayoría cómoda, para aprobar una ley.

Muchos políticos católicos, en su mayoría de centroderecha, han dicho que no alimentar a la mujer significa una eutanasia, algo que es ilegal en Italia, y han instado al Gobierno a intervenir.

Un sacerdote celebró una misa para los activistas contrarios a la eutanasia reunidos a las puertas del centro donde se encuentra Eluana, donde un pequeño grupo de manifestantes levantaba carteles en los que se leía "Berlusconi, salva a Eluana".

El cardenal Javier Lozano Barragán, el equivalente al ministro de Sanidad del Vaticano, dijo que esta semana que aplicar la decisión legal conllevaría "matar deliberadamente" a Englaro.