Archivo de Público
Viernes, 6 de Febrero de 2009

Las quiebras de empresas británicas, en un máximo de 14 años

Reuters ·06/02/2009 - 15:46h

El número de quiebras en Inglaterra y Gales subió el año pasado a un máximo desde 1994, en medio de una economía en recesión, según mostraron el viernes cifras oficiales.

Alrededor de 15.535 empresas se declararon insolventes en 2008, un 24 por ciento más que en 2007 y el mayor salto desde el comienzo de la última recesión en 1991.

Poco más de 4.600 empresas fueron liquidadas solamente en los últimos tres meses de 2008, de acuerdo a datos ajustados estacionalmente, lo que representa un incremento del 12 por ciento frente al trimestre anterior y de un 52 por ciento respecto al mismo período de 2007.

Las insolvencias personales alcanzaron un máximo en dos años con 29.444 casos, un 8 por ciento por encima del nivel del trimestre anterior y un 18 por ciento más que el año previo.

"Solo se pondrá peor", dijo Scott Pinfield, gerente general de la compañía de reestructuración Alvarez & Marsal.

"Una compañía puede pasar de una salud aparente al punto límite en cuestión de semanas. Con muy pocas excepciones, ningún sector se escapará de los efectos de la desaceleración", agregó.

El creciente número de insolvencias corporativas posiblemente tendrá un efecto en cadena en los próximos meses, derribando a los proveedores a quienes se les debe dinero, dijo Pinfield.

"Los bancos son mucho más cautelosos ahora sobre lo que prestan y a quién, de lo que fueron en las pasadas recesiones. Los proveedores son expuestos peligrosamente a las quiebras de los clientes, y los minoristas se han quedado a la deriva sin suficientes existencias para vender", indicó.

Los datos ajustados por variaciones estacionales para las compañías muestran el mayor número de insolvencias desde que comenzaron esos registros en 1998.

Sobre una base no ajustada, las 4.525 compañías que quebraron en el cuarto trimestre de 2008 representarían el número más alto de quiebras desde el primer trimestre de 1994.

Mientras tanto, el mercado inmobiliario se enfrentaría a nuevas presiones a medida que los bancos toman posesión de las viviendas de los deudores.

"Si bien los cortes sustanciales en los tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra obviamente ayudarán a algunas personas, posiblemente sean insuficientes para salvar a muchos de la insolvencia", dijo Howard Archer, economista en jefe de IHS Global Insight.

"Cuanto más caen los precios de las viviendas, más serán las personas que quedarán atrapadas en un patrimonio negativo. Y son esas personas con calificaciones crediticias más débiles las más golpeadas por las condiciones crediticias más estrictas y términos más punitivos", consideró Archer.