Archivo de Público
Viernes, 6 de Febrero de 2009

Urkullu no está orgulloso de la bandera española porque se siente sólo vasco

EFE ·06/02/2009 - 10:58h

EFE - El ex lehendakari, José Antonio Ardanza (i) y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, momentos antes de participar en el ciclo sobre las elecciones vascas del Fórum Europa celebrado hoy en Madrid.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha dicho hoy que no se siente orgulloso de que la bandera española ondee desde ayer en el exterior del Parlamento Vasco porque se siente "sólo vasco" y ha pedido que la enseña nacional no se utilice como símbolo para herir sentimientos.

En un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, Urkullu ha respondido así al ser preguntado por la decisión del Parlamento Vasco de colocar ayer la bandera española en la entrada principal de la sede del Parlamento.

Tras señalar que "no" está orgulloso de esta decisión, Urkullu -al ser preguntado por si sería feliz si se retirara la bandera- ha respondido: "por supuesto".

"Yo me siento sólo vasco, me siento sólo vasco, respeto a quien se sienta otra cosa, a quien en Euskadi se sienta español", ha precisado Urkullu quien ha afirmado que en el País Vasco "hay un sentimiento mayoritario que es la suma de los que se sienten sólo vascos o vascos más que españoles".

El presidente del PNV ha dicho que en su partido están "hartos de cumplir con la legalidad, la misma legalidad que otros no cumplen en relación Estatuto o la Constitución".

En este sentido, Urkullu se ha referido a lo que ha denominado el "día de la guerra de las banderas" en la Semana Grande de las Fiestas de Bilbao, cuando se produjeron "conflictos muy importantes en la convivencia, aprovechando una orden de izada de la bandera en el día grande de las Fiestas".

"Imponer un emblema por encima de los sentimientos y en base a la legalidad" ha puntualizado Urkullu, no va a lograr "en absoluto" una mayor aceptación de los emblemas nacionales, sino que "hiere la sensibilidad", y se ha preguntado si no es mejor "dejar las cosas como están" si se cumple la legalidad.

"Yo no me siento orgulloso y confiaría y esperaría a que hubiese una racionalidad para que, en base a los sentimientos, no procuráramos situaciones absurdas", ha concluido Urkullu.