Archivo de Público
Viernes, 6 de Febrero de 2009

Líderes debaten en Múnich sobre el futuro de las relaciones después de Bush

EFE ·06/02/2009 - 07:45h

EFE - El vicepresidente Joseph Biden. EFE/Archivo

La Conferencia de Seguridad de Múnich comienza hoy con la vocación de relanzar el diálogo euroatlántico tras la era Bush y con la mirada puesta en la nueva política exterior de Estados Unidos.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, esbozará la línea de esa política durante la cita en la capital bávara, en la que más de 300 representantes de cincuenta países, entre ellos una docena de jefes de Estado o Gobierno y una cincuentena de ministros, tratarán los principales conflictos y retos de la actualidad.

La conferencia, de tres días de duración, comienza esta tarde con un primer plato fuerte: el futuro de las armas nucleares y el conflictivo programa nuclear iraní, país del que se sospecha que podría estar desarrollando cabezas atómicas.

El debate será abierto por el ex secretario de Estado de EEUU Henry Kissinger, "padre" de la nueva estrategia antinuclear estadounidense, quien compartirá podio con el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y el viceprimer ministro ruso, Sérguei Ivanov.

En el debate participarán además el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei, y el presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani.

La segunda jornada estará centrada en analizar el futuro de las relaciones transatlánticas, entre la UE y Rusia, y la OTAN y Rusia, la cooperación UE-OTAN, la seguridad energética y el conflicto en Oriente Medio.

Los debates serán abiertos por el representante de la política exterior europea, Javier Solana; el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, y Alexandr Vondra, ministro de Asuntos Europeos de la República Checa, que actualmente ejerce la presidencia de turno de la UE.

El mensaje político de esta comparecencia conjunta es demostrar que la UE y la OTAN pueden superar sus diferencias y llegar a una cooperación "real", como reclaman la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un mensaje conjunto previo a la conferencia.

En Múnich podrían debatirse además las propuestas lanzadas el verano pasado por el presidente ruso Dmitri Medvédev, quien abogó por una nueva arquitectura de seguridad europea.

Además, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, compartirán debate con el primer ministro polaco, Donald Tusk.

La ronda será ampliada por la tarde con el invitado más esperado de esta conferencia, el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, de quien se espera presente las líneas maestras de la nueva política estadounidense.

Biden no será el único representante de la nueva Administración; también estarán en Múnich el Consejero de Seguridad Nacional, James Jones, y el enviado especial de EEUU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, además del ex candidato presidencial republicano John McCain, asiduo participante de esta conferencia.

La tercera jornada estará dedicada a analizar el futuro de Afganistán. El presidente Hamid Karzai expondrá la situación en su país, a pocos meses de las elecciones y en un entorno que parece cada vez más inestable.