Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

Garzón nombra administradores judiciales en oficinas de Intervida en Bolivia, Perú y Guatemala

EFE ·05/02/2009 - 20:25h

EFE - Vista de la sede de la Fundación Intervida en Barcelona. EFE/Archivo

El juez Baltasar Garzón ha nombrado administradores judiciales en las oficinas de Intervida en Bolivia, Perú y Guatemala y ha autorizado el envío de fondos a estas delegaciones y a otras asociaciones filiales en estos países para "financiar proyectos, programas y actuaciones de cooperación".

Además ha imputado un delito de estafa a los tres representantes de una organización filial de Intervida en Perú, llamada "Solaris Perú", -Hipólito Guillermo Mejía, Carmen Julia Emili Pisfil y Clara Fabiola Ojeda- porque "con conocimiento de la situación procesal en España" tomaron "iniciativas claramente dirigidas a poner fuera de la autoridad el patrimonio de Solaris".

Esta decisión del juez de la Audiencia Nacional, que investiga una presunta malversación de fondos por parte de los fundadores de Intervida, ha sido celebrada hoy en rueda de prensa por dos administradores judiciales de la Fundación, Ángel Miret y Maurici Romero, porque, según ellos, desbloquea su capacidad de actuación en los citados países.

Según el auto de Garzón, al que ha tenido acceso Efe, se hace necesario "ampliar el ámbito de competencia" de la administración judicial, que ejercen Ángel Miret, Didac Ramírez y Maurici Romero, con el objeto de que Intervida "pueda desplegar su actividad propia en España y fuera de este país".

De este modo, "la administración judicial" incluye "todos los actos de las entidades intervenidas relativos a la vida económica social, empresarial, financiera y gestión laboral y de recursos humanos", lo que comprende "la facultad de contratar personas y extinguir" contratos.

Según han explicado Miret y Romero, esta vía abre la puerta a que se desbloquee un fondo de reservas de Intervida, valorado en 120 millones de euros, que retenían las ONG de Perú, Guatemala y Bolivia.

Miret ha destacado que con este auto Intervida ha logrado recuperar la estabilidad, retornar a la normalidad y superar una situación crítica, que cree que podía haber acabado provocando la desaparición de la entidad.

Por su parte, el director general de Intervida, Joan Manel Costa, ha asegurado que ya tienen a punto varios proyectos solidarios con estos tres países, que empezarán a aplicar lo antes posible, una vez que hayan comprobado la situación real en la que se encuentran los planes de cooperación en este país.