Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

La UE protegerá a las especies de tiburones amenazadas

Reuters ·05/02/2009 - 17:30h

El responsable de Pesca de la Unión Europea se comprometió el jueves a estrechar los controles sobre la pesca de los tiburones, amenazados por la sobrepesca crónica y la práctica de cortarles las aletas por su alto valor en la cocina.

Los científicos dicen que aproximadamente un tercio de las especies de tiburones que se encuentran en aguas europeas están amenazadas por la sobrepesca. La UE apenas regula la pesca de tiburones, a pesar de su papel como un importador y exportador principal de carne y derivados de tiburón.

Este año los países europeos considerarán las propuestas para limitar las capturas de tiburón, endurecerán las normas y reducirán el número de días en los que los barcos de arrastre pueden pescar tiburones en áreas delicadas, según anunció el comisario de Asuntos Marítimos y Pesca, Joe Borg.

Borg también sugirió un plan a medio plazo para prohibir los rechazos, que supone que tiburones sean pescados junto con otras especies para ser devueltos al mar donde habitualmente no sobreviven.

"Los humanos son ahora una amenaza mucho mayor para los tiburones de lo que ellos nunca fueron para nosotros" dijo en una conferencia de prensa, añadiendo que los ministros de la UE discutirán el plan en abril pero no se esperan cambios legales antes de 2010.

SOPA DE ALETA DE TIBURÓN

Desde mediados de los 80, el número de tiburones ha descendido presionado por pescadores atraídos por los altos precios y la demanda ascendente.

Los tiburones son principalmente cazados por sus aletas, para preparar sopa de aleta de tiburón, un plato tradicional asiático: cada aleta puede valer hasta 1.000 euros en Honk Kong, el principal mercado mundial de aletas.

Otras partes del tiburón como la carne, piel, cartílago y el aceite de hígado son también valiosas ya que pueden ser utilizadas para hacer componentes de cosméticos, suplementos medicinales y joyería.

En 2003 la UE prohibió cortar las aletas a tiburones vivos para luego tirar al mar los cadáveres, pero los grupos ecologistas dicen que la prohibición no es lo suficientemente estricta.

España es el mayor actor en el mercado de aletas de tiburones y un exportador a gran escala. Las capturas de tiburones vivos también están lideradas por España, seguida de Francia, Portugal y Reino Unido.