Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

Israelí viuda de un palestino muerto en Gaza atrapada en la burocracia

EFE ·05/02/2009 - 13:05h

EFE - Palestinos hacen su vida en una tienda de campaña situada sobre las ruinas de su vivienda, que fue destruída durante un ataque aéreo israelí, en el campo de refugiados de Yabaliá, en la franja de Gaza, ayer 4 de febrero.

Una mujer israelí casada con un palestino residente en Gaza y que falleció en la reciente ofensiva lanzada por Israel en la franja, no ha podido ser reconocida como viuda al no poder obtener un certificado de defunción de su marido.

Identificada como Galit Popock, esta israelí judía ha sido incapaz hasta la fecha de obtener una pensión de viudedad en este país al carecer del certificado de defunción de su cónyuge, que debería ser expedido por el gobierno del grupo islamista Hamás en la franja de Gaza, informa hoy el diario "Haaretz".

Popock se trasladó hace tres años a vivir a la franja de Gaza con su marido y sus seis hijos, aunque posteriormente regresó a Israel con tres de sus pequeños con los que reside en casa de sus padres en Nazaret Ilit, en la Galilea.

Sus esfuerzos para lograr que sus tres hijas que residen en Gaza regresen a Israel se han encontrado con la resistencia de los familiares de su marido en la franja palestina, agrega el diario.

En declaraciones al Canal 2 de la televisión de Israel, la mujer dijo que habló con su marido por teléfono durante los bombardeos que sufrió la zona de Beit Lahia, en el norte de la franja de Gaza, días antes de que falleciera durante la ofensiva militar israelí de 22 días que se prolongó hasta el pasado 18 de enero.

Popock relató entre sollozos que su marido, al que no identificó, le pidió que cuidara de sus hijas, y la mujer le respondió que "si moría haría todo lo que estuviera en mis manos para sacarlas de Gaza".

La israelí no explicó las razones que la llevaron a abandonar Gaza con tres de sus hijos, o si se encontraba divorciada.

Pero comentó a la cadena que su marido había solicitado la residencia israelí, permiso que las autoridades de Israel son reticentes a conceder desde que se inició la "Intifada" en el año 2000 para impedir la migración palestina en concepto de reunificación familiar.

El caso de Popock es uno de esos inusuales ejemplos de matrimonios entre judíos israelíes y palestinos, que se diferencian de los numerosos de ciudadanos árabes israelíes que se casan con palestinos de los territorios ocupados.

La mujer contó que conoció a su marido en una boda en Israel hace nueve años, en un tiempo en el que un número importante de palestinos de Gaza trabajaban en el Estado judío.