Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

El Supremo brasileño considera posible extraditar a Battisti

Después de que el Ministro de Justicia, Tarso Genro, le concediera estatus de refugiado político, ahora el Supremo se plantea no ratificar esta decisión y extraditar a ex militante de las Brigadas Rojas a Italia

PÚBLICO.ES/EFE ·05/02/2009 - 13:03h

FERNANDO BIZERRA/EFE - Fotografía de archivo tomada en Brasilia (Brasil) el 19/03/07 del ex activista de izquierda italiano Cesare Battisti.

El magistrado Celso de Mello, decano del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, ha admitido la posibilidad de que esa corte revise el estatus de refugiado político de que goza en el país el italiano Cesare Battisti, ha señalado hoy la prensa.

"El proceso de extradición, como cualquier proceso, tiene contenido eminentemente dialéctico. Entonces, hay tesis en conflicto y corresponderá al Supremo analizarlas", ha manifestado el magistrado el miércoles, según recoge el diario O Estado de Sao Paulo .

Battisti, un ex militante del grupo extremista Proletarios Armados por el Comunismo (PAC), brazo de las Brigadas Rojas, es un prófugo de la Justicia italiana, donde en los años 70 fue condenado en ausencia a cadena perpetua, acusado de cuatro asesinatos, que él niega.

Refugiado político 

La Procudaría General brasileña recomendó al Supremo que ratificase el estatus de refugiado 

El caso Battisti ha generado una pugna diplomática entre Brasil e Italia desde que el ministro de Justicia, Tarso Genro, le concediera el estatus de refugiado político, el pasado 13 de enero. La semana pasada, la Procuraduría General de Brasil recomendó al Supremo Tribunal Federal que también se incline por conceder el refugio político y ratifique la decisión ejecutiva del ministro.

A raíz de esa decisión, el Gobierno italiano llamó la semana pasada a consultas a su embajador en Brasil, Michele Valensise, quien ayer regresó a Brasilia. Pese a la recomendación de la Procuraduría, el magistrado De Mello dejó abierta la posibilidad de que el estatus de Battisti pueda cambiarse en el Supremo.

"No hay incoherencia. El STF ha procedido a una amplia revaluación de su jurisprudencia en diversas materias y dado pasos significativos en el sentido de alterar decisiones", ha agregado el magistrado.

Battisti, de 54 años, evitó la pena a la que fue condenado en Italia en 1993 ya que entonces disponía de la condición de refugiado en Francia. Cuando las autoridades francesas aprobaron entregarlo a Italia, Battisti huyó a Brasil, donde fue detenido en 2007.