Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

Correa presenta su candidatura a la reelección en Ecuador

Reuters ·05/02/2009 - 07:00h

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha presentado su candidatura para las elecciones generales de abril, iniciando su carrera para obtener la reelección con un sólido apoyo popular y sin un contrincante de peso.

Correa y el vicepresidente Lenín Moreno hicieron oficiales el miércoles sus candidaturas para ocupar por segunda vez la presidencia, que ganaron en las elecciones de 2006, con miras a continuar con su proyecto político para instaurar el socialismo en el país.

"Nadie busca perennizarse en el poder. Simplemente somos instrumentos del pueblo", afirmó Correa, que se enfrenta una crisis mundial y a la caída del precio del crudo, una de sus principales fuente de ingresos.

"Con ese entusiasmo, nada ni nadie nos vencerá, compatriotas", agregó Correa durante la inscripción de su candidatura.

Cientos de simpatizantes acompañaron a Correa, que mantiene niveles históricos de popularidad gracias a sus múltiples programas sociales, que han beneficiado a los sectores desposeídos, y a medidas nacionalistas como dejar de pagar la deuda externa o la expulsión de empresas extranjeras.

Las elecciones de abril, los cuartos comicios a las que acudirán los ecuatorianos desde que Correa asumió el cargo en enero de 2007, se realizarán de acuerdo con las nuevas reglas fijadas por la Constitución socialista, que fue aprobada el año pasado con los votos de la mayoría de la población.

El nuevo marco legal autoriza la reelección inmediata del presidente, por lo que Correa podría permanecer en el poder hasta 2017 si conserva su apoyo.

La campaña electoral arranca el 10 de marzo y durará 45 días, durante los que Correa, al igual que los demás funcionarios públicos que se presentan, podrán ejercer sus funciones y participar en actos de campaña.

Las inscripciones se cierran el jueves. Hasta el momento se han inscrito otras dos candidaturas a la presidencia, según datos del tribunal electoral.

La débil oposición no ha logrado consolidar una candidatura de consenso para hacer frente al mandatario, que confía en que el pueblo le ratifique en el cargo.