Archivo de Público
Jueves, 5 de Febrero de 2009

El Vaticano se excusa por el caso Williamson

El Papa dice que desconocía el antisemitismo del arzobispo rehabilitado y le exige rectificar

 

JORDI MUMBRÚ ·05/02/2009 - 08:00h

efe - El Papa Benedicto XVI, ayer durante la audiencia general celebrada en el Vaticano.

El Papa no tenía ni idea de que Richard Williamson, el arzobispo lefebvriano rehabilitado el pasado 24 de enero por el Vaticano, había dicho en televisión que en las cámaras de gas no había muerto ni un solo judío. Al menos esta es la teoría que defiende la nota publicada ayer por la Secretaría de Estado del Vaticano.

Según el texto, "en el momento de retirar la excomunión" a la Fraternidad San Pío X [la qué creó Williamson], el Papa Benedicto XVI "desconocía" la posición negacionista de dicho obispo, la cual considera "absolutamente inaceptable".

El pastor británico negó que ningún judío muriese en las cámaras de gas nazis

Además, el Papa ha exigido al obispo que se retracte de su versión sobre el exterminio judío si quiere seguir perteneciendo a la Iglesia católica.

Williamson negó el Holocausto en una entrevista que le hizo una televisión sueca el pasado mes de noviembre. Sus declaraciones provocaron una gran polémica, que se disparó aún más cuando se supo que el Papa le había retirado la excomunión y le había readmitido en la Iglesia.

Desde entonces, las críticas contra el Vaticano no han cesado y son cada vez más duras. Las imágenes de Williamson negando el Holocausto se pueden ver en cualquier portal de Internet y han dejado al Vaticano en evidencia.

El Papa le rehabilitó el pasado 24 de enero junto a otros tres lefebvrianos

Objetivo, tranquilizar

La nota que la Santa Sede emitió ayer quiere tranquilizar "las reacciones suscitadas" por esta polémica y advierte de que Williamson, "para ser admitido en las funciones episcopales de la Iglesia, tendrá que tomar, de manera inequívoca y en público, distancias con su posición sobre el Shoah [catástrofe o término utilizado para referirse al Holocausto]".

Cuesta creer que el Vaticano no estuviera al corriente de las posturas antisemitas de Williamson, que no se limitan a la entrevista televisiva. Existen documentos firmados por él mismo que evidencian sus posiciones contra la existencia del Holocausto y, según distintas informaciones, está vinculado con grupos neofascistas internacionales que aspiraban a introducirse en el propio Vaticano. Y, en ese plan, la polémica decisión de Benedicto XVI era la llave que abría la puerta.

Una nota vaticana calificó ayer de «inaceptables» sus declaraciones

La nota del Vaticano quiere frenar ahora una polémica que le está dando una pésima imagen internacional. La rehabilitación de Williamson y los otros tres obispos provocó, por ejemplo, que el Gran Rabinato del Estado judío, la máxima autoridad religiosa de Israel, rompiera sus relaciones con la Santa Sede.

Críticas de Merkel

También han llovido críticas del Ejecutivo francés y, sobre todo, de la canciller alemana, Angela Merkel, que reclamó: "Tiene que quedar definitivamente claro por parte del Vaticano que no se permite el negacionismo".

La Santa Sede le exige ahora rectificar si quiere seguir en la Iglesia

Merkel añadió: "Yo no acostumbro a tomar posiciones en cuestiones internas de la Iglesia, pero esta es una excepción porque estamos delante de una cuestión fundamental".

La dureza de la canciller alemana responde a la herida que la posición del Papa ha abierto entre la sociedad alemana.

El ex ministro de Exteriores de Helmut Kohl, Hans Dietrich Genscher, afirmó en declaraciones al diario alemán Bild: "Los polacos pueden estar orgullosos de Juan Pablo II, y de su contribución a la fe, al mundo y a la libertad. Pero empiezo a dudar de que nosotros podamos sentir orgullo de tener un Papa alemán; al menos, este Papa alemán". Algunos obispos germanos también se han atrevido a criticar abiertamente el papel de Benedicto XVI.

El diario sueco Svenska Dagbladet publicaba ayer que, según "círculos religiosos de Roma", las durísimas acusaciones que están llegando desde Alemania contra el Papa forman parte de "un complot".

Hasta ayer, para evitar todas estas críticas, el Vaticano insistía en que el Papa ya había sido clarísimo en distintas ocasiones en su condena al Holocausto. En la nota de ayer, después de que el escándalo se fuera de las manos, se recuerda que Benedicto XVI dijo sobre el Holocausto que hay que luchar "contra el olvido, contra la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo hombre es violencia contra todos".