Archivo de Público
Miércoles, 4 de Febrero de 2009

Obama fija un tope salarial para ejecutivos de firmas rescatadas

Reuters ·04/02/2009 - 18:56h

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, impuso el miércoles nuevas y duras normas para controlar las bonificaciones en las empresas, limitando a un máximo de 500.000 dólares (unos 388.000 euros) la compensación anual a los directivos de empresas que reciban fondos públicos.

"Para restablecer nuestro sistema financiero tenemos que recuperar la confianza. Y con el fin de recuperar la confianza, tenemos que hacer que los fondos de los contribuyentes no estén subsidiando planes excesivos de compensación de ejecutivos de Wall Street", dijo Obama.

El presidente calificó estos planes como "el colmo de la irresponsabilidad".

Obama, quien ha criticado duramente a los directivos de Wall Street por aceptar miles de millones de dólares en bonificaciones el año pasado mientras la economía se hundía, había prometido una reforma a las compensaciones como parte de un paquete de regulaciones más estrictas para el sector financiero.

"El que estos altos ejecutivos se premien a sí mismos con estos paquetes de compensación en medio de esta crisis económica no es sólo de mal gusto, es una mala estrategia, y no lo toleraré mientras sea presidente", aseguró Obama, que lleva dos semanas en la Casa Blanca.

"Vamos a exigir algo de moderación a cambio de la ayuda federal", añadió.

Algunos analistas y observadores de Wall Street salieron rápidamente a criticar la medida, porque estiman que podría desatar un éxodo de talentos de las grandes firmas financieras.

"Esto es pura grandilocuencia política. Si el límite tiene efecto, será contraproducente y las consecuencias imprevistas dañarán a Estados Unidos, porque los gerentes más brillantes y calificados tomarán sus alternativas", dijo David Kotok, jefe de inversión de Cumberland.

Las nuevas reglas forman parte de un esfuerzo más amplio por rediseñar las prácticas salariales y probablemente serán bien acogidas por el estadounidense medio, que está sufriendo de la pérdida de empleos y de otras preocupaciones financieras.

"Gracias, señor presidente. Ya era hora", dijo Dawn Berry, un auxiliar de vuelo de Arizona.

"Quizás esto envíe un mensaje a los demás consejeros delegados y a los que toman decisiones en los altos niveles de las direcciones (...), no puedes darte la gran vida cuando tienes empleados que se preguntan cada día si ese será su último día de trabajo", agregó.

¿UNA MEDIDA IGUAL PARA TODOS?

"Si tienes a alguien que está ganando más de un millón de dólares, y ahora lo limitan a 500.000 dólares, es comprensible que vayan a intentar irse a una compañía que no esté sujeta a esas limitaciones", afirmó Mark Poerio, socio del bufete de abogados Paul Hastings..

Pero el líder republicano de la Cámara de Representantes John Boehner, dijo que las empresas que pretenden obtener fondos fiscales deben esperar que se les impongan restricciones.

"Pienso que en el caso de que se recurra al contribuyente para que rescate a una compañía, este tipo de límites a las compensaciones de ejecutivos son apropiados", aseguró.

La decisión de Obama se hace eco de esfuerzo similares en otros países afectados por la crisis económica mundial.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea han dicho que los directivos de los bancos europeos rescatados "no deberían tener excesivos beneficios", pero no impusieron un límite específico.

Las compañías que ya han recibido dinero del rescate tendrán que acogerse a una supervisión más estricta y demostrar que han cumplido las restricciones ya establecidas sobre compensaciones a directivos. y que incluirá medidas para requerir que todas las instituciones financieras que cotizan en bolsa revelen sus acuerdos compensatorios.