Archivo de Público
Miércoles, 4 de Febrero de 2009

Los grandes operadores móviles intentan parar planes de la UE

Reuters ·04/02/2009 - 16:46h

Los principales operadores de telecomunicaciones se reunirán el jueves con la Comisión Europea en un intento desesperado para detener los planes de la UE que les obligarían a recortar las tarifas de desvío de llamadas hasta un 70 por ciento.

Deutsche Telekom, France Telecom, Telefónica, Vodafone, British Telecom y Telecom Italia se reunirán con el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, la comisaria de Telecomunicaciones, Viviane Reding, y la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, según anunciaron directivos de la industria bajo la condición del anonimato.

Reding dio recomendaciones y directrices a los reguladores de los 27 Estados de la UE para que aprueben las tarifas de desvío de llamadas, también conocidas como tarifas de terminación.

La Comisión, brazo ejecutivo de la UE, tiene programado adoptar las directrices en las próximas semanas. Estarían totalmente en vigor en tres años.

Las tarifas de desvío suponen un 20 por ciento de los ingresos de las grandes operadoras, y nuevos actores más pequeños están pagando grandes sumas por tales tarifas debido a sus redes menos extensas.

Las tarifas entran en juego cuando un operador necesita utilizar la red de otro para completar una llamada.

Las directrices de Reding explicitan los métodos que los operadores pueden usar para calcular unas tarifas de terminación "justificadas", que ella espera sean, en algunos casos, hasta un 70 por ciento más baratas.

Los grandes operadores dicen que la reducción de sus ingresos pondrá en peligro nuevos servicios.

Pero las altas tarifas de terminación quitan estímulo a las inversiones en redes de alta velocidad y próxima generación, dijo un portavoz de Reding.

"La recomendación de la Comisión a los reguladores nacionales para que las tarifas de terminación de telefonía móvil se orienten completamente al coste en un lapso de tres años es, por lo tanto, el instrumento adecuado en el tiempo para arreglar este problema de competencia y mercado único", dijo el portavoz de Reding.

La presión de los operadores ya ha ralentizado los tiempos de adopción de las directivas hasta el punto de que el objetivo original de hacerlo en 2011 se ha esfumado.

Los involucrados quieren llevar esta fase de implantación hasta 2015, una maniobra a la que se oponen los actores mas nuevos.

El Grupo Mobile Challengers, compuesto por nueve operadoras menores de 13 Estados de la UE, escribió a Barroso antes de la reunión del jueves, urgiéndole a que no cambie la propuesta de Reding.

"Para alcanzar nuestra meta nos diferenciamos de los operadores tradicionales mediante planes de tarifas más económicas", dijo el grupo en la misiva.

Añadió que "no todos los operadores comparten el punto de vista de los grandes competidores, y si se toma una decisión en favor de ellos en detrimento de los que entramos (al mercado) más tarde, se daña a la competencia y los consumidores".

Las directrices no dan objetivos de cifras, pero si se aplican en toda su extensión, las tarifas de terminación -- tanto de líneas móviles como fijas --, estarían entre 1,5 y 2,5 céntimos de euro por minuto, dijo la Comisión.

Las tarifas de terminación móviles cuestan actualmente unos 9 céntimos de euro el minuto, según el país.