Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

El universo del nuevo "Terminator" nace de la mano del español Adolfo Martínez

EFE ·03/02/2009 - 23:26h

EFE - El español Adolfo Martínez, quien llegó a Hollywood en 1991, anhela hacer cine y dirigir su propia película, pero mientras ese sueño se cumple se encarga de crear el aspecto del nuevo "Terminator", al que ha querido dotar de un nuevo entorno.

El español Adolfo Martínez, quien llegó a Hollywood en 1991, anhela hacer cine y dirigir su propia película, pero mientras ese sueño se cumple se encarga de crear el aspecto del nuevo "Terminator", al que ha querido dotar de un nuevo entorno.

"Buscamos el equilibrio entre rendir pleitesía al mito y encontrar un universo propio", dijo hoy Martínez en entrevista con Efe, y quien es uno de los encargados de idear los "storyboards" (dibujos que representan los planos que se van a rodar) y dirigir una de las segundas unidades de "Terminator: Salvation".

El nuevo filme de la clásica saga llegará a las salas en EE.UU. el próximo 22 de mayo y es dirigido por McG.

Martínez (de 42 años, nacido de casualidad en Pittsburgh, Pensilvania) y McG trabajan juntos desde hace diez años. "Es alguien que reconoce tu contribución y que posee unas dotes de liderazgo increíbles", afirmó el español respecto del director.

"Como director dependes de las personas en las que delegas, así que o eres un tirano y los aterrorizas o eres un buen líder y los seduces; él es del segundo tipo", agregó.

Martínez explicó con pasión todo lo que envuelve su labor en la película, y agregó que "la finalidad del 'storyboard' es comunicar".

Su trabajo permite fijar el presupuesto de la cinta, visualizar los platós que hay que construir o determinar qué cámaras se necesitan para determinadas escenas.

"Todo empieza con un tío (hombre) y un lápiz, a pesar de la tecnología y la sofisticación", aseguró. Después, su labor pasa al departamento de previsualización, donde se lleva a cabo una animación por ordenador de los planos más complicados. Pero todo el universo que luego se plasma en la pantalla nace de sus manos.

"Yo de chaval (joven) no tenía la visión de llegar a Hollywood", reveló Martínez. "En España siempre te dicen que busques un trabajo con más expectativas de empleo, pero pedí una beca y me admitieron en el American Film Institute, en la especialidad de montaje; allí ves que la gente lucha por hacer lo que le gusta y que, en efecto, se puede conseguir", manifestó.

De hecho, su sueño de ponerse al frente de un proyecto podría llegar en breve, ya que el propio McG quiere "echar una mano", aunque Martínez, que contaría con la financiación de la productora Tornasol para su obra, prefiere no hacerse ilusiones antes de tiempo.

Martínez quiere apostar por un guión propio, en castellano, en un contexto de aventuras, fantasía y terror, aunque reconoce que el mercado hispanohablante en EE.UU. "es muy difícil de conquistar".

"Mi idea es hacer mis propias películas y me iría a China a hacerlas si hace falta, pero he aprendido a no descorchar el champán hasta que las cosas no estén atadas", indicó el español, no ajeno a la polémica que sacude esta semana a la meca del cine, protagonizada por Christian Bale.

Al actor galés, quien tiene el papel principal en "Terminator: Salvation", se le escucha visiblemente contrariado e insultando al director de fotografía del filme, Shane Hurlbut, en una grabación filtrada en Internet.

Sin embargo, el español quita hierro al asunto. "La ironía es que Bale es el tío más educado con todo el mundo, desde los productores hasta el último mono de la producción; es la persona más obsesionada con su trabajo que he visto en mi vida, se parte el lomo y jamás se queja por nada, pero un día se salió de sus casillas y ahora Internet lo saca fuera de contexto".

Martínez ha trabajado durante su carrera en filmes como "Alien: Resurrection" (1997), Superman Returns (2006) y las dos partes de "Charlie's Angels", donde coincidió con McG, además de "We Are Marshall" (2006), y espera que "Terminator: Salvation" sea el gran éxito de Hollywood este año.

"Como dice McG, es el privilegio de la audiencia decidirlo", finalizó.