Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

Catalunya vigilará los malos tratos a los ancianos

Se calcula que 60.000 mayores sufren esta violencia en España

L. D. P. ·03/02/2009 - 23:30h

Guillermo Sanz - Dos ancianos pasean por una calle de Madrid.

La Generalitat de Catalunya trabaja en la creación de un protocolo sobre malos tratos a ancianos, del que ya ha acabado su primera fase. Lo anunció este martes la secretaria de Políticas Familiares y Derechos de Ciudadanía de la Generalitat, Carme Porta, en la inauguración de una jornada en Barcelona sobre malos tratos, organizada por Caixa Catalunya.

Aunque no existen cifras oficiales, un estudio de la Universitat de Barcelona (UB) afirma que entre el 3% y el 18 % de los ancianos son maltratados en Catalunya. Es decir, en torno a unas 36.000 personas, tal y como avanzó ayer la doctora del equipo de Investigación del Maltrato al Anciano, Mercè Tabueña. Aun así, es complicado definir cifras con exactitud, ya que según Tabueña, a menudo el maltrato a los ancianos se produce en el ámbito familiar, por lo que resulta difícil de detectar.

Así, el estudio Malos tratos en las personas mayores en la familia en España, elaborado por el Centro Reina Sofía de Valencia, sostiene que uno de cada 100 ancianos ha sido víctima de abusos. Y calcula que aproximadamente unas 60.000 personas mayores sufren algún tipo de maltrato en España.

La teoría del Síndic de Greuges [Defensor del Pueblo], Rafael Ribó, va en la misma línea. Ribó aseguró ayer que este tipo de malos tratos se tienden a ocultar, por lo que su departamento recibe pocas quejas. Para evitarlo, pidió "más coordinación" entre los sectores afectados y abogó por trabajar en la detección precoz y aportar más recursos. De hecho, en los próximos meses el Síndic presentará un informe para conocer el alcance del fenómeno, informa EP.

Sin recursos

Mercè Tabueña coincidió con Ribó en la falta de recursos de la Administración para atender a este colectivo. Así, recordó que algunos profesionales de la salud o de los servicios sociales carecen de formación específica sobre gerontología "y muchas veces no saben identificar una situación de maltrato". Para demostrar esta ausencia de inversión, Tabueña recordó que sólo "una línea" de la Ley contra la Violencia de Género se refiere a las mujeres mayores que sufren esta forma de violencia.