Archivo de Público
Miércoles, 4 de Febrero de 2009

Un informe revela que Israel construye a destajo en las colonias

El 75% de los asentamientos se han construido sin el permiso de las autoridades israelíes

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·04/02/2009 - 08:00h

Ahmad Gharabli/ AFP - Un bulldozer destruye una casa palestina en el este de Jerusalén.

Mientras Israel insiste en que está negociando con los palestinos una solución al conflicto, las obras en las colonias judías que hay en los territorios ocupados avanzan a pasos forzados con la intervención de distintos ministerios, haciendo que cada día que pasa sea más complicado lograr un compromiso político.

Esta semana se ha conocido la existencia de un banco de datos secreto del Ministerio de Defensa que contiene información detallada sobre todas las obras que se hacen en los asentamientos deCisjordania. La recopilación se ha confeccionado con la intención de contrarrestar las denuncias que palestinos y organizaciones israelíes de derechos humanos presentan ante los tribunales de Israel.

El banco de datos comenzó a confeccionarse hace cuatro años y tardó dos años y medio en completarse. Un equipo de expertos militares, bajo el mando del general de la reserva Baruj Spiegel, ha reunido todos los detalles sobre las obras en los asentamientos.

El Ministerio de Defensa se ha negado a publicarlo, alegando que contiene "información sensible", que "pondría en peligro la seguridad de Estado" y que "causaría daño a las relaciones exterioresde Israel".

Construcciones ilegales

El informe publicado por el diario Haaretz revela que en el 75% de las colonias la construcción se ha llevado a cabo, a veces a gran escala, sin los permisos de los Ministerios o de una manera que viola lasautorizaciones.

Esta construcción es "ilegal", según las autoridades, aunque ellas mismas lo permiten y hacen la vista gorda tanto cuando se "negocia" con los palestinos como cuando no. El informe demuestra que el Gobierno israelí conoce con exactitud lo que ocurre enCisjordania y que no sólo no lo detiene sino que contribuye a ello generosamente.

Las obras son siempre ilegales, puesto que la legislación internacional prohíbe desplazar población de la potencia ocupante a las zonas ocupadas, leyes a las que Israel simplemente hace caso omiso.

En la página de Internet del Ministerio de Exteriores se puede leer que Israel actúa en los territorios ocupados con "la estricta consideración de las leyes y normas de la ley internacional". Una alegación cínica y falsa que no tiene nada que ver con lo que realmente hace el Gobierno.

De acuerdo con los datos oficiales facilitados por la Oficina Central de Estadísticas, en 2008, vivían en las 120 colonias judías reconocidas 290.000 colonos, un número que ha crecido regularmente durante los últimos años.

Cortina de humo

El banco de datos del Ministerio de Defensa también revela que en más de 30 asentamientos se han construido numerosas infraestructuras que tendrán consecuencias en la expansión de las colonias, y que muestran que el "diálogo" con los palestinos es una mera cortina de humo que oculta las verdaderas intenciones de Israel.

Carreteras, colegios, sinagogas, escuelas rabínicas o comisarías de Policía se construyen sin descanso, a menudo, sobre tierra que es propiedad privada de palestinos y que las autoridades ni siquiera se molestan en expropiar.

Las obras no sólo se realizan en colonias que Israel dice que no piensa evacuar si llega a un acuerdo con los palestinos, algo que cada vez es más improbable, sino a todo lo largo y ancho de Cisjordania. Ofra, Elon More, Alon Shvut, Bet El, Givat Zeev, Modiin Ilit o Nokdim son algunos de los lugares donde se construye a destajo.