Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

Superbacteria prefiere a estudiantes secundarios: informe EEUU

Reuters ·03/02/2009 - 17:37h

Los brotes de infecciones cutáneas por la superbacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) siguen siendo un problema, especialmente en los equipos de fútbol de colegios secundarios, advirtieron funcionarios estadounidenses.

Los mismos brotes de SARM que antes se veían sólo en los hospitales, en los últimos años se registraron también en ambientes comunitarios, indicaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

El SARM, que es resistente a la mayoría de los antibióticos, es responsable del aumento de la cantidad de infecciones cutáneas en niños pequeños, prisioneros, reclutas y equipos de fútbol secundarios, universitarios y profesionales, quienes mantienen contacto cercano con ellos y que pueden compartir objetos contaminados.

En el boletín semanal de los CDC, funcionarios del área de salud describen una investigación realizada en el 2007 por un brote de infecciones por SARM en un equipo de fútbol universitario de Brooklyn, en Nueva York.

El brote ocurrió en un campo de entrenamiento de fútbol de pretemporada en el que convivían los 59 jugadores del equipo. Hubo cuatro casos confirmados y dos sospechosos de SARM entre los 51 jugadores entrevistados; la tasa de infección fue del 12 por ciento.

Los resultados sobre el brote sugieren que los campos de entrenamiento de fútbol son un entorno propicio para que varios factores de riesgo aumenten la probabilidad de aparición de un brote de SARM.

Estos factores de riesgo incluyen compartir toallas, jabones y otros productos de higiene personal y un cuidado inadecuado de las heridas en la piel entre los jugadores. Las condiciones de vida en grupo también serían un factor de riesgo.

El equipo halló que el índice de masa corporal (IMC), que es la relación entre el peso y la altura que se usa para estimar la obesidad, de los deportistas estaba relacionada con un mayor riesgo de infección por SARM.

Las seis personas infectadas tenían un IMC significativamente superior al de los 45 jugadores no infectados, y cinco de los seis deportistas infectados tenían sobrepeso u obesidad.

Evidencias de ese brote infeccioso, como así también de uno similar en el 2004 que afectó a 10 jugadores de un equipo de fútbol universitario en Connecticut, sugieren que afeitarse el cuerpo y las "quemaduras por roces" elevarían el riesgo de contraer SARM.

Según los expertos de los CDC, existen varias medidas que se pueden tomar para prevenir las infecciones cutáneas por SARM en deportistas, como diseñar procesos e instalaciones para facilitarles y promover la higiene adecuada o educar mejor a los entrenadores y especialmente a los deportistas sobre cómo reconocer las infecciones potenciales y cómo actuar.

La infección con SARM adquirida en la comunidad causa abscesos o inflamación cutánea, aunque en algunos casos puede también provocar problemas más graves como neumonía e infección de la sangre.

FUENTE: Morbidity and Mortality Weekly Report, 30 de enero del 2009