Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

El Jefe de Protección a la Infancia defiende el tratamiento que se da a los menores en Aragón

José Manuel Casión ha tranquilizado a la opinión pública aclarando que no se trata de una práctica "generalizada" ni es lo normal

EFE ·03/02/2009 - 15:09h

El jefe del Servicio de Protección a la Infancia y Adolescencia del Gobierno de Aragón, José Manuel Casión, ha defendido hoy el tratamiento que reciben los 25 menores que en estos momentos se encuentran ingresados en centros de la Comunidad Autónoma por problemas de conducta o personalidad.

Casión ha insistido en que las "prácticas contrarias" a los derechos de los jóvenes que se denuncian en el informe del Defensor del Pueblo -"Centros de Protección de Menores con Trastornos de Conducta y en situación de Dificultad Social"- son "preocupantes" y entiende la "alarma social" que han generado, pero ha querido dejar claro que "afortunadamente" esto no ocurre en Aragón.

"No se ha presentado ni una queja"

Por ello ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la opinión pública, teniendo en cuenta que se trata de "situaciones puntuales muy dramáticas" que necesitan una reparación e incluso la actuación de la Justicia , pero no es una práctica "generalizada" ni es lo normal, ha recalcado.

El informe ha recabado datos en Aragón en el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen, gestionado por las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, y en el Centro de Acogimiento Residencial Especial de Menores "Los Olivos", gestionado por la Fundación para la atención integral del menor (FAIM) y concertado con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

Según Casión, en estos momentos no hay menores ingresados en el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen, ya que se trata de un lugar donde se derivan jóvenes en "casos excepcionales", es decir cuando tienen una crisis muy fuerte o un brote psicótico y siempre bajo orden judicial.

Desde que se abrió han pasado por allí cerca de 50 menores con este tipo de problemas y sólo cinco o seis de ellos necesitaron "contención física" en algún momento puntual, después de haber intentado tranquilizarlos con otros métodos y siempre bajo prescripción médica, ha explicado Casión.

En este sentido, ha indicado que la contención física o mecánica puede ser un abrazo fuerte al joven o sujetarlo a la cama para que no se haga daño o no haga daño a compañeros o personal del centro, y ha querido subrayar que sólo se ha hecho esto en momentos de crisis en las que no ha sido suficiente la terapia o los fármacos suministrados.

Respecto al centro de "Los Olivos", el mismo informe destaca que los internos están muy a gusto y muy contentos, ha recordado el jefe del Servicio de Protección a Menores, quien ha informado de que son numerosas las visitas que realizan el fiscal y los jueces de menores a estas instalaciones, más de 40 cada año, y "no se ha presentado ni una queja".