Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

"Nunca pensé que usted prestaría juramento ante mí como secretaria de Estado"

Biden y Clinton ironizan en la toma de posesión de la nueva jefa de la diplomacia estadounidense

Reuters ·03/02/2009 - 09:23h

Hillary Clinton jura sonriente el cargo ante la mirada de su marido, Bill Clinton. AFP

La ironía y los recuerdos se acumularon rápidamente el lunes cuando la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, con su marido Bill Clinton a su lado, realizó un juramento público para su nuevo cargo frente al vicepresidente, Joe Biden.

"Nunca pensé, señora secretaria, que usted prestaría juramento ante mí como secretaria de Estado", dijo Biden, quien en su día fue considerado uno de los favoritos para el puesto de jefe de la diplomacia estadounidense hasta que el presidente Barack Obama lo eligió como compañero de fórmula.

"Y nunca pensé que yo prestaría juramento como vicepresidente", afirmó entre risas durante la ceremonia del Departamento de Estado a la que asistieron varios amigos de los Clinton, además de cuatro ex secretarios de Estado.

"La política es muy extraña"

Clinton destacó los giros extraños del destino que los habían llevado a tal situación. "Para mí este ha sido un increíble viaje personal", dijo la ex primera dama, quien fue al principio la favorita para la nominación presidencial demócrata el año pasado, hasta que Obama la derrotó durante las primarias de su partido.

Biden también aspiró a la presidencia el año pasado, pero se retiró tras perder en los primeros compases ante Clinton y Obama.

"Tal como Joe ha dicho entre risas, ninguno de los dos pensó que estaríamos aquí juntos haciendo esto. La vida tiene una forma extraña de desarrollarse y la política es incluso más extraña", aseguró.

Clinton puso su mano sobre una Biblia sostenida por su marido, el ex presidente, mientras repetía el juramento leído por Biden. Juró el cargo en privado el 21 de enero, poco después de ser confirmada en el cargo por el Senado. Henry Kissinger, James Baker, Madeleine Albright y Lawrence Eagleburger - y prestó especial consideración a algunos de sus colegas del Congreso que también acudieron al evento.