Archivo de Público
Martes, 3 de Febrero de 2009

Estados Unidos renueva su alerta sobre amenazas terroristas en todo el mundo

El protocolo se llama 'Precaución Mundial' y hace un resumen de los lugares más propicios a sufrir atentados. La llegada de Obama no rebaja el peligro

EFE ·03/02/2009 - 07:39h

EFE - El Departamento de Estado advierte de informaciones que "sugieren que Al Qaeda y organizaciones afiliadas siguen planeando atentados terroristas contra intereses estadounidenses en varias regiones, incluida Europa, Asia, África y Oriente Medio". EFE/Archivo

El Gobierno de Estados Unidos renovó ayer su alerta de viajes llamada 'Precaución Mundial', en la que advierte de la permanente amenaza de acciones terroristas y de violencia contra sus ciudadanos e intereses en todo el planeta.

En la alerta, que sustituye a la que el Departamento de Estado emitió en julio de 2008, el Gobierno afirma que sigue preocupado por las "persistentes amenazas de atentados terroristas, manifestaciones y otros actos violentos contra ciudadanos e intereses estadounidenses en el extranjero".

El Departamento de Estado advierte de informaciones que "sugieren que Al Qaeda y organizaciones afiliadas siguen planeando atentados terroristas contra intereses estadounidenses en varias regiones, incluida Europa, Asia, África y Oriente Medio". Alerta además de que sus tácticas pueden ser desde operaciones suicidas hasta asesinatos, secuestros, robos de coches a mano armada y explosivos.

En su opnión, "la recesión mundial ha provocado inestabilidad política y económica, así como descontento social", y el reciente enfrentamiento bélico entre Israel y el grupo islamista Hamás en Gaza "ha generado tensiones y desencadenado manifestaciones en todo el mundo".

Atentados contra intereses norteamericanos

Según el Gobierno, los atentados de septiembre de 2006 contra su embajada en Siria y en marzo del mismo año en las cercanías de su consulado en Karachi (Pakistán) "reflejan el permanente deseo de extremistas de atacar objetivos estadounidenses".

"La recesión mundial ha provocado inestabilidad política y económica, así como descontento social"

EE.UU. advierte asimismo del uso de armas convencionales y no convencionales por parte de extremistas, y de objetivos oficiales y privados que pueden incluir actos deportivos de alto perfil, áreas residenciales, negocios, oficinas, hoteles, bares, restaurantes, lugares religiosos y escuelas, entre otros.

En este contexto, recuerda que los terroristas atentaron en noviembre pasado en Bombay, en la India, contra dos hoteles, una estación de tren, un restaurante, un hospital y otros lugares frecuentados por turistas occidentales. En esos atentados murieron más de 100 personas, entre ellas seis estadounidenses, y cientos resultaron heridas.

También durante 2008 grupos terroristas atentaron en septiembre contra el hotel Marriot de Islamabad (Pakistán), lo que causó la muerte a dos empleados del Departamento de Defensa y uno del Departamento de Estado.

En julio atacaron a la policía turca que vigilaba el consulado general de EE.UU. en Estambul, asesinaron a tres agentes e hirieron a otro.

En marzo del pasado año, una bomba estalló en un restaurante italiano en Islamabad, mató a dos personas e hirió a doce, incluidos cinco estadounidenses.

Ese mismo día, dos bombas explotaron en el hotel CS Pattani, en el sur de Tailandia, en un atentado en el que fallecieron dos personas y 13 resultaron heridas.

Miedo al transporte público

En la misma línea, el Gobierno advierte a los estadounidenses de posibles atentados en el sistema de transporte público, ya que en agosto y septiembre de 2008 estallaron explosivos cerca de autobuses en Trípoli (Libia), donde murieron 22 personas.

Aeropuertos, estaciones de autobús y metro, lugares peligrosos

Otros ejemplos incluyen una detonación de varias minas antipersonas en un autobús en Sri Lanka en junio pasado, diferentes atentados terroristas contra trenes en India en 2006, el de julio de 2005 en el metro de Londres y los perpetrados contra varios trenes de cercanías en 2004 en Madrid, recuerda EE.UU.

En su lista también figuran atentados contra aeropuertos y puertos, como el de Londres en 2006, el de Madrid de ese mismo año y el de Glasgow, donde un coche bomba no llegó a estallar.