Archivo de Público
Lunes, 2 de Febrero de 2009

ENFOQUE-India afronta alta tasa de mortalidad en partos

Reuters ·02/02/2009 - 11:49h

Por Sujoy Dhar

En la aldea de Sindri, en un distrito extremadamente pobre del este de India, Manohar Kumbhakar y su familia todavía están de duelo por la muerte de su esposa, quien falleció dando a luz a los 25 años mientras era atendida por un curandero local.

"No sé qué le hizo a mi nuera. El curandero me hizo esperar afuera de la habitación y más tarde, después de casi dos horas, me dijo que ella tuvo que ser llevada al hospital", afirmó la madre de Kumbhakar, Helubala.

"El más tarde negó haber tenido algo que ver en el tratamiento", sostuvo.

Cada año en India mueren unas 78.000 madres durante el parto y por complicaciones después del embarazo, según el Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF).

Las cifras ilustran cómo las mujeres pobres de la India rural han sido en gran medida dejadas atrás por el auge económico del país, que ha sacado a millones de personas de la pobreza.

La tasa de mortalidad maternal de India es de 450 por cada 100.000 partos, contra los 540 registrados entre 1998 y 1999. Las cifras están muy por detrás de los objetivos de desarrollo para el milenio de India, que requieren de una reducción a 109 para el 2015, según UNICEF.

En comparación, la tasa de mortalidad en partos en el otro gigante asiático, China, ha caído a menos de 50.

El informe de UNICEF sobre el Estado de los niños del mundo en el 2009, que fue difundido en enero, indicó que la lucha de India por reducir las tasas de mortalidad maternal está fracasando debido a las crecientes desigualdades sociales y la escasez de instalaciones de atención médica primaria.

Millones de nacimientos no son atendidos por doctores, enfermeras o parteras calificadas, a pesar de la pujante economía de India, que creció a casi 9 por ciento en los últimos tres años.

Alrededor de dos tercios de las mujeres indias todavía da a luz a sus bebés en su casa. Las mujeres de las castas más bajas son las que más sufren porque a menudo no tienen acceso a la atención médica básica.

"La tasa de mortalidad maternal definitivamente no está bajando lo suficientemente rápido". dijo a Reuters Avinash Kumar, Coordinador de campaña y política de Oxfam India.

DESIGUALDAD DE GENERO

Las parteras tradicionales como Chapa Sahis, de 50 años, a menudo son la única ayuda disponible para las mujeres en trabajo de parto en las zonas remotas. UNICEF y las autoridades locales les ofrecen pabellones con capacitación adecuada, pero las credenciales de Sahis son mínimas.

"No soy una doctora ni una enfermera calificada siquiera. Tengo cierto entrenamiento para cortar el cordón con un filo. Un doctor siempre puede salvar a muchas madres", sostiene Sahis.

Según las agrupaciones médicas, las muertes en partos pueden ser evitadas con la ayuda de personal sanitario calificado, nutrición adecuada, mejores instalaciones y planeamiento familiar.

Pero las mujeres pobres, especialmente en la India rural donde los índices de fertilidad son más altos y los casamientos entre adolescentes comunes, se enfrentan a una difícil batalla para superar la falta de acceso a la atención médica.

Las mujeres indias se casan en promedio a los 17 años. Entre las mujeres de entre 15 y 19 años, el 16 por ciento ya ha comenzado a tener hijos, según el Sondeo Nacional de Salud Familiar (NFHS, por su sigla en inglés) de 2005-2006.

"Cuánto más joven sea una mujer cuando se embaraza, mayor es el riesgo para ella y el bebé", dijo Ann M. Veneman, directora ejecutiva de UNICEF.

UNICEF aseguró que casi la mitad de las mujeres que mueren durante el embarazo y el parto en Purulia, en el estado de Bengala Occidental, no tiene educación formal.

"Las mujeres quedan embarazadas muy temprano sin la preparación necesaria para arreglárselas en el parto y a veces son incapaces de reconocer las señales de cuando deberían ir al hospital", comentó Alpana Mahato, una enfermera local.

Las mujeres a menudo son enviadas a casa de forma prematura desde las instalaciones sanitarias, o no acuden a ellas porque piensan que no están lo suficientemente enfermas como para justificar el viaje, señaló UNICEF.

Cuando sí van, las mujeres en trabajo de parto son víctimas de extorsión.

"Hemos encontrado a miembros del personal de un centro médico en Uttar Pradesh exigiéndoles dinero a mujeres para dar a luz. Muchas fueron enviadas de regreso a casa de los centros y se vieron forzadas a dar a luz en la carretera o en el complejo hospitalario", dijo Jashodhara Dasgupta de Health Watch, una red de activistas.

Los alimentos de las mujeres de todo el sudeste asiático deben mejorar si se pretende reducir la elevada tasa de mortalidad maternal de la región.

Más de la mitad de las mujeres indias padece de anemia, otra razón potencial de muerte durante el parto, comparado con el 24 por ciento para los hombres, según decía el estudio de NFHS.

"La nutrición y la anemia son factores desencadenantes en la tasa de mortalidad maternal", aseveró Kuman de UNICEF.

"Dentro de las casas, las mujeres son las últimas en recibir alimento. Son mucho más vulnerables y ese es el motivo por el que se están muriendo", agregó.