Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Villa tapa los agujeros

El 'Guaje' evita, con dos goles, la victoria del Almería ante un Valencia todavía en reconstrucción (3-2)

SALVA TORRES ·01/02/2009 - 23:00h

REUTERS - El valencianista David Villa celebra uno de sus goles contra el Almería.

Definitivamente, el Valencia de Emery es un equipo que no tiene consistencia. Pasa de dominar el partido con aires de cierta suficiencia, a evadirse de él con síntomas de turista que pasaba por ahí. De modo que la grada ya no sabe a qué atenerse. Tan pronto aplaude como silba. Y así no hay manera de calibrar la medida de un conjunto del que se espera lo mejor, al tiempo que desespera.

Baste como prueba el arranque de ayer en Mestalla. Marcó pronto. Joaquín culminó un magnífico centro de Silva, bien asistido a su vez por Mata. Fueron minutos de dominio valencianista. El Almería ni existía. Pero, de pronto, Crusat se desembarazó de Miguel y centró para que Negredo marcara un acrobático y bello tanto. Del todo a la nada. Así funciona el Valencia: en plan ciclotímico. Y la afición, con él: del placer a la angustia.

César, providencial

Hay algo, con todo, que sí resulta consistente en este Valencia de montaña rusa: las letales apariciones de Villa. Cuando su equipo languidece, El Guaje le devuelve la alegría con sus oportunos goles. El que marcó de penalti fue puro trámite. No así el tercero, obra y gracia de una de sus mágicas apariciones. Las justas para contrarrestar las del ariete del Almería, Negredo, otro que llega casi siempre al área con licencia para matar.

Mestalla vive así de sobresalto en sobresalto. Villa va tapando con sus goles los agujeros defensivos. El Almería, aún perdiendo, no dejó de poner contra las cuerdas a los de Emery, al final con el buzo de currela para defender la victoria. César, que volvía a la Liga tras su periplo por la Premier, resultó providencial, y la salvó.