Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Jesús Franco, Goya de Honor por su "rica" filmografía y su entrega al cine

EFE ·01/02/2009 - 23:04h

EFE - El cineasta Jesús Franco (d) junto a su mujer (2d) y el actor Santiago Segura (2i) tras recibir el Goya de Honor durante la XXIII Gala de los Premios Goya que se ha celebrado esta noche en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

El director, guionista, productor, actor, montador y músico Jesús Franco, especialista en el género de terror erótico y más conocido por nombres como Jess Frank, Clifford Brown o James P. Johnson, ha recogido esta noche el Goya de Honor de manos de Santiago Segura. .

Franco, a quien la Academia de Cine ha concedido este galardón por "su larga, rica y variada filmografía, así como por su absoluta entrega a la profesión", ha recogido el premio, tras subir al escenario en silla de ruedas y mientras recibía una gran ovación.

Visiblemente emocionado y a sus 79 años, el cineasta madrileño, considerado el director maldito del cine español por excelencia, ha dedicado el Goya a Juan Antonio Bardem; a su mujer, Lina Romay; a la Cinemateca de París donde "en los tiempos más oscuros del franquismo pude ver todas las películas que soñé y que en España estaban censuradas o mutiladas".

También se lo ha dedicado a "las 4.000 chavales y chavales jóvenes que están con su cortometraje en el bolsillo buscando a alguien que les ayude a hacerlo".

Con más de 180 películas en su haber, Jesús Franco rodó su primer largometraje en 1959 con el título de "Tenemos 18 años" y desde entonces ha sido un referente creativo para varias generaciones de cineastas y aficionados de todo el mundo.

Fue en 2003 cuando rodó su último filme, "Killer Barbys contra Drácula", secuela de la rodada en 1996 con el título de "Killer Barbys".

Jesús Franco, tío del escritor Javier Marías, se volcó en el género del terror tras rodar su segunda película, "Labios rojos", en 1961.

Tras diversos encontronazos con la censura, abandonó España para realizar "Necronomicón" en 1967, a la que siguieron incontables películas de terror y erotismo producidas en Francia, Inglaterra, Italia, Suiza, Holanda, Luxemburgo o la entonces República Federal de Alemania.

Dependiendo de la labor que desempeñara en la película, adoptaba uno de sus nombres. El que usaba como actor era James Frank.

Como director llegó a colaborar con Orson Welles en "Campanadas a media noche" e incluso terminó el "Don Quijote" que el estadounidense dejó inacabado.

Entre su producción filmográfica destacan "La reina de Tabarín" (1960); "La muerte silba un blues" (1962); "Rififí en la ciudad" (1963); "Cartas boca arriba" (1965); "Golden Hort" y "Residencia para espías" (1966).

También ha firmado "Marquis de Sade: Justine", "99 mujeres", Venus in furs", "Fu-Manchú y el beso de la muerte", "El castillo de Fu-Manchú", y "Sumuru" (1968); "Paroxysmus", "De Sade 70", "El proceso de las brujas", "La philosophie dans le boudoir", "Doctor Jekyll y Mr. Hyde", y "Une vierge parmi les morts vivants" (1969), entre otras muchas.