Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Parte un helicóptero a la selva para recoger a 4 rehenes de FARC

Reuters ·01/02/2009 - 15:56h

Uno de los tres helicópteros suministrados por Brasil partió el domingo a algún lugar de la selva de Colombia en una misión humanitaria para recibir a cuatro efectivos de las Fuerzas Armadas secuestrados por las FARC, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La aeronave con los emblemas de la Cruz Roja Internacional salió desde el aeropuerto de la ciudad de Florencia, capital del departamento del Caquetá, en el sur del país, hacia las 08:15 (13:15 GMT) en dirección a algún punto de la jungla para recoger a los tres policías y un soldado.

"Todos están en buen estado de salud", dijo antes de partir la senadora Piedad Córdoba, quien dirige la misión humanitaria que les recibirá en la selva.

Se trata de la primera liberación unilateral de rehenes en poder de la guerrilla desde febrero de 2008, cuando entregaron a una misión humanitaria liderada por Venezuela a cuatro políticos.

Se trata de los policías Juan Fernando Galicia, Walter José Lozano y Alexis Torres Zapata, secuestrados el 9 de junio de 2007 cuando se desplazaban entre los municipios de Paujil y Cartagena del Chairá, en el departamento del Caquetá.

Además recuperará la libertad el soldado William Domínguez Castro, capturado por los rebeldes el 20 de enero de 2007, también en ese departamento.

Las Fuerzas Militares y de Policía suspendieron sus operaciones en la región donde se producirá la entrega, una amplia zona selvática con alta presencia de las FARC y escenario de intensas acciones de las tropas del Gobierno contra la guerrilla y el narcotráfico.

Con la liberación unilateral, la guerrilla busca ganar espacio político e imagen internacional después de los golpes recibidos de parte de las fuerzas de seguridad que incluyeron las muertes de importantes líderes, el rescate de Ingrid Betancourt y la deserción de miles de combatientes, según analistas.

Los familiares de los cuatro efectivos de las Fuerzas Armadas viajaron al aeropuerto de la ciudad de Villavicencio, la capital del departamento del Meta, para recibir a sus seres queridos.