Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Barreda pretende con el Pleno acabar con la confusión y el cruce de reproches

EFE ·01/02/2009 - 12:01h

EFE - El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, explicó, en una entrevista con la Agencia Efe, que su intención al solicitar un pleno monográfico sobre el Estatuto de Autonomía, que se celebrará el lunes, es aclarar la situación de confusión y de reproches mutuos del PSOE y el PP.

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, solicitó un Pleno monográfico sobre el Estatuto de Autonomía -que se celebrará mañana, lunes, en las Cortes regionales- para "evitar la ceremonia de la confusión y de reproches cruzados" que las últimas semanas viven el PSOE y el PP sobre este asunto.

Así lo explica en una entrevista con EFE, en la que asegura que en las negociaciones para las enmiendas al Estatuto "está transigiendo y mucho" pero que no puede aceptar "lo que propone el PP en el Congreso, que no se haga ninguna referencia al agua".

Barreda pide a la jefa de la oposición regional y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que dé una explicación de por qué no existe aún un acuerdo, ya que, según él expone, el PSOE ya "está flexibilizando su postura".

Existe "un abanico de posibilidades que estamos dispuestos a apurar", afirma Barreda, que reconoce que la inclusión en el articulado del fin del trasvase Tajo-Segura en 2015 era "un pronunciamiento de máximos".

En este sentido, explica que el PSOE ha propuesto que ese deseo sea expresado en el preámbulo, además de que "la ley de leyes a nivel autonómico" contemple una reserva mínima en la cabecera del Tajo de 600 hectómetros cúbicos, para elevar los 240 previstos legalmente ahora.

"Buscamos el consenso, no quiero el enfrentamiento por el enfrentamiento", dice Barreda, quien, sobre una nueva ampliación del plazo de enmiendas (hasta el 10 de febrero), considera que no se puede "estar prorrogando 'sine die' una situación que cada vez perjudica o hace más difícil la posibilidad de una acuerdo".

A Barreda no le gusta que parezca "que nos estamos echando la culpa y la responsabilidad de que no lleguemos a un acuerdo los unos a los otros".

Por eso confía en que "con luz y taquígrafos" en el Pleno parlamentario "especifiquemos cada uno qué es lo que estamos dispuestos a aceptar, en qué hemos cambiado el texto inicial y sobre qué bases ofrecemos el consenso".

"Todavía mantengo la esperanza", dice Barreda, y asegura que salvo en los aspectos sobre el agua "el acuerdo está alcanzado" y no le importará detallar en las Cortes cómo queda el texto pactado sobre otros puntos, como la financiación adicional para la comunidad hasta que se alcance la media española, pero no antes, "por cortesía parlamentaria".

Barreda recuerda que en una reunión discreta que tuvo con Cospedal quedaron en que ella se encargaría de aunar la postura del PP "porque se supone que tiene influencia" y él de las del Gobierno y el PSOE, cometido que cree que ha cumplido, y que ella no.

El Estatuto valenciano, añade Barreda, "se arrogaba el derecho a las aguas supuestamente excedentarias de otras cuencas" sin que oyeran "ruido" desde Castilla-La Mancha hasta que una vez aprobado fue recurrido ante el Tribunal Constitucional, y por ello pide el mismo respeto ahora.

Barreda cree que "nos tenemos que acostumbrar a que sin que parezca una tragedia, sin una tensión insoportable, haya recursos entre los territorios, los partidos, porque estamos en un Estado de las Autonomías".

"No sería deseable esa hipótesis", dice Barreda sobre la facultad que conservan las Cortes castellanomanchegas de retirar la propuesta de reforma del Estatuto si fracasa el acuerdo.

"Tienen que saber los españoles que se produce la aberración de que por canal artificial Tajo-Segura transcurre mucho más caudal que por el cauce ordinario del río", dice Barreda.

No se alcanzan la mayoría de los días los preceptivos seis metros por segundo del Tajo antes de que le afluya el Jarama, mientras van veinte metros por segundo por el acueducto, explica.