Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Llegan helicópteros a Colombia para liberación de rehenes FARC

Reuters ·01/02/2009 - 09:35h

Tres helicópteros suministrados por Brasil para apoyar la liberación de seis rehenes de las FARC llegaron el sábado a Colombia, mientras las Fuerzas Militares empezaron un cese de operaciones en una zona del sur del país para facilitar la primera entrega de secuestrados.

Las aeronaves procedentes de San Gabriel de Cachoeira, en la Amazonia brasileña, llegaron al aeropuerto de la ciudad de Florencia, la capital del selvático departamento del Caquetá, con los delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CIRC) y la misión humanitaria que recibirá a los rehenes.

Inicialmente la senadora Piedad Córdoba, quien coordina la misión humanitaria, informó de que llegarían a San José del Guaviare, la capital del departamento del Guaviare, pero al parecer por dificultades climatológicas cambiaron el itinerario.

La liberación de los rehenes, la primera desde febrero de 2008, comenzará el domingo con la entrega de tres policías y un soldado y continuará el lunes con la del ex gobernador del departamento del Meta Alan Jara.

La operación debe concluir el miércoles con la liberación del ex diputado del departamento del Valle Sigifredo López en el suroeste del país.

Con la entrega, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) buscan ganar espacio político e imagen internacional después de los golpes de las Fuerzas Militares y que incluyen las muertes de varios comandantes, el rescate de Ingrid Betancourt y la deserción de miles de combatientes, de acuerdo con analistas.

Las Fuerzas Militares de Colombia se comprometieron ante el CICR a suspender sus operaciones en las tres zonas en donde la guerrilla entregará los rehenes para evitar incidentes que pongan en riesgo las vidas de los secuestrados y de los integrantes de la comisión.

Las FARC mantienen secuestradas a 28 personas por motivos políticos y presionan por un acuerdo con el Gobierno para intercambiarlas por unos 500 rebeldes presos. Sin embargo, la cifra se reducirá a 22 cuando culminen las liberaciones anunciadas por la guerrilla.

El Gobierno y la guerrilla mantienen posiciones radicales que han impedido poner fin al drama de los rehenes, algunos de los cuales llevan más de 11 años en la selva.

Las FARC exigen que el presidente Álvaro Uribe retire sus Fuerzas Armadas de una zona montaña de 780 kilómetros cuadrados en el suroeste del país para establecer una zona de seguridad en la que sus delegados y los del Gobierno se reúnan a negociar un acuerdo de rehenes.

Pero Uribe, quien con el apoyo de Estados Unidos lidera una ofensiva militar contra la guerrilla, se opone con el argumento de que busca sacar ventaja de una zona estratégica para el tráfico de drogas y de armas.