Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Lorente alerta del peligro del "posmachismo" porque usa mensajes creíbles

EFE ·01/02/2009 - 10:11h

EFE - El delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, durante una intervención. EFE/Archivo

El delegado del Gobierno de Violencia de Género, Miguel Lorente, se siente sorprendido por la "beligerancia" con la que se actúa contra el Ministerio de Igualdad y considera que es reflejo del miedo que genera la igualdad, aprovechado por el "posmachismo" para difundir sus mensajes con "cierta credibilidad".

Miguel Lorente analiza en el libro "Los nuevos hombres nuevos" (Destino) cómo el hombre ha evolucionado para adaptarse a los tiempos y a las circunstancias "para seguir igual", "sin renunciar a su posición de poder y sin que ninguno de los cambios deteriorara su sólida posición en la estructura social".

El autor, médico forense y pionero en la investigación de la violencia machista, confiesa, en una entrevista con EFE, que le dan miedo las posiciones posmachistas, una estrategia masculina para mantener la posición de preeminencia, y que otros hombres se unan a sus reivindicaciones, ya que emplean mensajes fácilmente creíbles.

"Ellos dicen que la igualdad ya existe, que está reconocida en los derechos humanos y que lo que está pasando es un estrategia liderada por el movimiento de mujeres para beneficio sólo de las mujeres a costa de los hombres".

El libro analiza cómo este grupo ve que la posición del hombre tradicional está seriamente cuestionada, por lo que lanza mensajes para buscar el interés común para debatir la igualdad.

Sienten que "la igualdad ya está cercana y adoptan una posición más elaborada, que es el posmachismo, que usa los mitos de siempre pero adaptado a las circunstancias, ya no es una crítica simple, como la de que 'las mujeres no son de fiar', sino que se basa en hechos concretos, como manipulaciones contra los padres".

Para contrarrestar estas posiciones, Lorente propone introducir el debate de la igualdad en la sociedad.

"La igualdad genera desconcierto y desorientación, temor en una parte de la sociedad, y no sabemos por qué. Quién puede temer a la igualdad, si es un valor para compartir, para convivir, para desarrollarse conjuntamente, dentro de las diferencias, pero no imponiendo desigualdades sobre las diferencias", señala Lorente.

"Sorprende que los hombres se sientan cuestionados cuando se habla de igualdad, cuando la igualdad sólo puede beneficiar a los hombres y a las mujeres y a la sociedad en general, porque significa crecer en armonía y desarrollar elementos sobre el compartir y el no imponer", añade.

El libro también expone cómo una parte sustancial de las mujeres se ha desprendido de su papel tradicional y ocupa un terreno que antes fue exclusivamente masculino.

"Hace 20 años, una mujer de 40 años separada y con hijos era un lastre, era muy difícil que le dieran un trabajo, pero se empezó a cuestionar la figura del hombre, que mantenía el control sobre los demás, que no eran nada sin él".

El delegado del Gobierno, manifiesta que se siente muy comprometido en un Ministerio, donde la mayoría de las responsables son mujeres, porque "es un ejemplo más de que la igualdad es un producto de hombres y mujeres, no de mujeres para mujeres, sino de hombres para hombres".

"Es una política dirigida al conjunto de la sociedad, para resolver los problemas puntuales y escribir una referencia para caminar hacia la igualdad", concluye.