Archivo de Público
Domingo, 1 de Febrero de 2009

Termina el plazo de 48 horas dado por el Gobierno de Sri Lanka para evacuar a los civiles

EFE ·01/02/2009 - 07:15h

EFE - Dos lanzacohetes del ejército ceilanés despegados en una localización desconocida ayer durante una operación para evitar la huída de miembros de la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil en Mullaitivu, a 384 kilómetros al noreste de Colombo (Sri Lanka).

El plazo de 48 horas dado por el gobierno de Sri Lanka para facilitar la evacuación de los civiles atrapados en zona de guerra en el norte del país terminó hoy con acusaciones mutuas entre el Ejecutivo y la guerrilla tamil, que denunció la muerte de otras 39 personas en bombardeos.

"Por primera vez en el área de seguridad, las Fuerzas Aéreas de Sri Lanka atacaron el sábado Mungkilaaru y Chuthanthirapuram. Disparos de artillería continuaron sin tregua contra objetivos civiles. 39 civiles murieron y 128 resultaron heridos", dijo el dirigente guerrillero B. Nadesan al portal afín Tamilnet.

La guerrilla del LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil) se encuentra confinada en un área selvática de unos 300 kilómetros cuadrados en el noreste de la esta del Índico, tras una intensa ofensiva del Ejército.

El pasado de 30 de enero, el presidente ceilanés, Mahinda Rajapaksa, ofreció un alto el fuego de 48 horas para permitir la salida segura de civiles en el área controlada por la guerrilla.

Pero, según aseguró hoy en un comunicado el Ministerio ceilanés de Defensa, los terroristas (sic) "han ignorado" el ultimátum, "declarado para asegurar la evacuación segura de 120.000 personas mantenidas como escudos humanos por el LTTE".

Defensa acusó a la guerrilla de desplazar su artillería a las áreas civiles y de construir una línea defensiva minada en el perímetro de la zona civil de seguridad con el objetivo de que los civiles no puedan escapar del territorio bajo su control.

Aunque el Ejército y la guerrilla emiten continuos partes de batalla, las bajas carecen de confirmación independiente porque el acceso a los frentes de batalla está restringido.

En los últimos días ha aumentado la presión internacional sobre el Gobierno de Sri Lanka -que dice adherirse a una política de "cero bajas civiles" (ZCC)- para que respete las vidas de los civiles atrapados por el conflicto

Según la portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Sri Lanka (CICR), Sarasi Wijeratne, unos 250.000 civiles permanecen atrapados en zonas bajo control de la guerrilla.

Las tropas gubernamentales tomaron en enero pasado varios bastiones de la guerrilla y la han confinado a pequeñas localidades y zonas selváticas del noreste de la isla.

Los "tigres" se enfrentan al Gobierno de Sri Lanka desde hace más de 25 años para proclamar un Estado independiente en las áreas donde predomina la etnia tamil, el norte y este del país.