Archivo de Público
Jueves, 29 de Enero de 2009

Cuatro personas mueren ahorcadas en Japón y otra ejecutada en EEUU

Se trata de los dos únicos países desarrollados que aún aplican la pena de muerte como condena judicial

AGENCIAS ·29/01/2009 - 11:34h

Un total de cinco personas han sido ejecutadas durante la madrugada de este jueves en España. Cuatro de ellas en Japón y otra en Texas, EEUU.

Los cuatro presos ejecutados en Japón han muerto colgados en la horca, el método que se utiliza siempre en este país, según ha informado el Ministerio nipón de Justicia.

Se trata de las primeras ejecuciones que se llevan a cabo en Japón desde hace tres meses, a finales de octubre.

El ministro de Justicia, Eisuke Mori, informó en rueda de prensa del ajusticiamiento de cuatro hombres, de entre 32 y 58 años, en prisiones de Tokio, Nagoya y Fukuoka.

En 1993 Japón reanudó la aplicación de la pena capital

Casi simultáneamente, en Estados Unidos se ha llevado a cabo una sentencia en Texas. La víctima es un hombres de 41 años que ha sido acusado de matar a cuatro personas. En sus últimas declaraciones, el acusado se ha dirigido a los familiares de aquéllas insistiendo en su inocencia, según publica RTVE en su página web.

Abolición de la pena de muerte

Aminstía Internacional es una de las organizaciones más concienciadas con la pena de muerte. Según sus últimos datos, 24 países aplicaron la pena de muerte en el año 2007 acabando con la vida de, al menos, 1.252 personas. En la actualidad, 59 países tienen en vigor la aplicación de esta sentencia como medida judicial. 

En la horca, sin previo aviso y en secreto

En Japón las ejecuciones se llevan a cabo siempre en la horca, sin previo aviso y en secreto, lo que ha sido criticado por organizciones civiles como Amnistía Internacional pero cuentan con el apoyo mayoritario de la población.

Desde 1989 y durante casi cuatro años hubo una moratoria en el país nipón pero la aplicación de la pena máxima se reanudó en 1993, cuando fueron ejecutadas siete personas.

No obstante, entre octubre del 2005 y septiembre del 2006 no hubo ejecuciones en Japón debido a que el entonces ministro de Justicia, Seiken Sugiura, era budista y se opuso a firmar sentencias de muerte.

El año pasado un total de quince presos fueron ahorcados en Japón, el mayor número desde 1993, cuando este país reanudó la aplicación de la pena capital, y en 2007 fueron siete.

En la actualidad alrededor de un centenar de presos se encuentran en el "corredor de la muerte" en Japón, a la espera de ser ejecutados, por delitos de sangre.

Desde marzo de 1993 han sido ejecutadas en Japón, siempre en la horca, un total de 79 personas.