Archivo de Público
Jueves, 29 de Enero de 2009

El enviado de EEUU quiere consolidar el alto el fuego en Gaza

Los líderes israelíes de derecha acusan a Mitchell de interferir en su política interior

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·29/01/2009 - 08:00h

EUGENIO GARCÍA GASCÓN - George Mitchell.

El primer objetivo de George Mitchell en su condición de enviado especial del presidente Barack Obama para el conflicto de Oriente Próximo es consolidar el alto el fuego en la franja de Gaza, una tregua precaria que ayer experimentó nuevos brotes de violencia.

Horas antes de su llegada a Israel, la aviación bombardeó los túneles que comunican la Franja con Egipto en respuesta a la muerte de un soldado el martes. Las milicias de Hamás lanzaron el primero cohete desde el 19 de enero que no causó daños.

Mitchell se entrevistó con varios dirigentes israelíes. El primer ministro, Ehud Olmert, le comunicó que considera prioritario detener completamente el lanzamiento de cohetes y el cese del contrabando de armas en la franja de Gaza. De esta manera, los israelíes apartan la atención de la ocupación y de la construcción en las colonias judías de Cisjordania.

Dos informes que se publicaron ayer uno del Ministerio de Defensa y otro de la ONG Paz Ahora revelan que durante 2008 se incrementó sustancialmente la construcción en las colonias judías. No sólo se han construido viviendas particulares, sino también escuelas y sinagogas en tierras que son propiedad privada de palestinos.

Varios líderes israelíes, especialmente de la derecha y de la extrema derecha, denunciaron el viaje de Mitchell. Avigdor Lieberman, de Israel es Nuestra Casa, vaticinó que su misión "no tiene ninguna posibilidad" de prosperar y Yaakov Katz, de Unión Nacional, calificó la gira de flagrante interferencia en la política interior de Israel.