Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

Aznar capitanea a los negacionistas del calentamiento global

El ex presidente del Gobierno liderará en Nueva York la mayor cumbre de escépticos del cambio climático. Los organizadores están financiados por la petrolera ExxonMobil

MANUEL ANSEDE ·22/01/2009 - 22:09h

José María Aznar, fotografiado el pasado 22 de octubre en Madrid, durante la presentación del libro de Václav Klaus 'Planeta azul, no verde'. GABRIEL PECOT

El presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar, ha dejado atrás su postura ambigua sobre el calentamiento global y parece dispuesto a acaudillar el movimiento escéptico a partir de 2009.

El ex presidente del Gobierno será el cabeza de cartel de la mayor cumbre de negacionistas del cambio climático de la historia. La conferencia, que tendrá lugar del 8 al 10 de marzo en Nueva York, busca "llamar la atención sobre las nuevas investigaciones que contradicen que el moderado calentamiento de la Tierra durante el siglo XX esté causado principalmente por el ser humano y haya alcanzado proporciones críticas".

Aznar compartirá púlpito con la plana mayor de los escépticos. Entre los más de 70 ponentes confirmados aparecen el nuevo presidente de la Unión Europea y reconocido "amigo" de Aznar, Václav Klaus; el meteorólogo del Instituto Tecnológico de Massachusetts Richard Lindzen, uno de los científicos a contracorriente más respetados; e incluso el último astronauta que puso un pie en la Luna, el estadounidense Jack Schmitt.

Aznar no se ha arrugado tras las críticas recibidas por su apoyo al libro negacionista de Klaus, Planeta azul, no verde, presentado en Madrid el pasado 22 de octubre.

En aquel acto, el líder conservador aseguró que no tiene sentido dedicar cientos de miles de millones de euros "a causas tan científicamente cuestionables como ser capaces de mantener la temperatura del planeta Tierra dentro de un centenar de años y resolver un problema que quizá, o quizá no, tengan nuestros tataranietos".

Dinero de ExxonMobil

Tras estas declaraciones, el secretario ejecutivo de la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Yvo de Boer, afirmó que "en unos pocos años" Aznar podría ver el Sáhara español desde su ventana si no se toman medidas para mitigar los efectos del calentamiento. Y el economista inglés Nicholas Stern, autor a petición del Gobierno británico del informe más completo sobre los efectos del cambio climático, aseguró a este periódico que Aznar "no sabe nada sobre ciencia".

El presidente de honor del Partido Popular acudirá a Nueva York invitado por el Instituto Heartland, organizador del acto junto a otras 40 entidades de corte neoliberal.

El Instituto se jacta de su independencia y de no estar afiliado a ningún partido político. Sin embargo, algunas conexiones de Heartland hacen dudar de la supuesta inocencia intelectual de la organización. Uno de los miembros de su junta directiva es Thomas Walton, director de política económica de General Motors, el segundo fabricante de automóviles del mundo, tras Toyota. Y la empresa estadounidense pidió en octubre a Bruselas límites de emisiones de CO2 menos estrictos para los coches que circulan en el continente europeo.

El Instituto Heartland también es uno de los favoritos de una de las bestias negras del movimiento ecologista, la petrolera ExxonMobil. Sólo en 2006, la compañía de EEUU donó 90.000 euros al anfitrión de Aznar en Nueva York, según refleja la propia petrolera en su web. Sin embargo, según la organización ecologista Greenpeace, el Instituto ha recibido hasta 540.000 euros en los últimos 10 años por parte de ExxonMobil.

La portavoz del Instituto Heartland, Zonia Pino, no esconde el objetivo de la cumbre de Nueva York. "Hay mucha gente que se cree que el cambio climático es un problema y, como consecuencia, muchos países están tirando el dinero [para mitigar sus efectos] en lugar de utilizarlo para dar de comer a los pobres", explica a Público. Según Pino, algunas figuras políticas "tienen miedo de dar la cara" y participar en una cumbre negacionista, pero Aznar estaba "muy interesado" en acudir al acto de Nueva York.

El ex presidente del Gobierno cobrará por su charla, aunque los organizadores no han querido desvelar esos honorarios. Actualmente, el caché de Aznar ronda los 30.000 euros por conferencia.

Por la sanidad privada

El Instituto Heartland, con sede en Chicago, comparte otros ideales, además del escepticismo sobre el cambio climático, con el político español. "Nosotros promovemos la educación privada, porque las escuelas públicas no son eficientes, y la sanidad privada, porque queremos que la gente se pueda quedar con su dinero e ir a hospitales privados, en lugar de tener un sistema de salud nacionalizado", aclara la portavoz. El presidente del Instituto, Joseph Bast, es autor del libro Por qué gastamos demasiado en sanidad, en un país, Estados Unidos, donde más de 45 millones de personas no tienen seguro médico.

Los anfitriones de Aznar también sostienen otras opiniones polémicas. El Instituto Heartland pide una reducción en los impuestos de los cigarrillos y mayor libertad para los fumadores. Un ex miembro de su junta directiva, Roy Marden, trabajaba al mismo tiempo en una de las mayores tabaqueras del mundo, Philip Morris, mientras el Instituto reclamaba estas medidas a favor del tabaquismo.

Philip Morris, que produjo 850.000 millones de cigarrillos en 2007, es otro de los donantes de la organización de Chicago. Según el Instituto Heartland, esto no supone "ningún conflicto de intereses".

Aznar aseguró en octubre de 2008 que no era un negacionista del cambio climático y pidió que se le "entendiera bien". Tras asumir el papel de guía espiritual de los escépticos en Nueva York, hoy parece más evidente su postura.