Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

Un 43% de los españoles sólo ha cursado la enseñanza obligatoria

Un estudio sitúa a España a la cola de Europa en titulados de FP

D. B. ·22/01/2009 - 22:26h

Ángel Navarrete - Alumnos de un curso de Formación Profesional en Alcobendas.

Todos los indicadores reflejan que España no ha hecho los deberes en Formación Profesional (FP) y ahora, en plena crisis económica, lo está pagando. Un 43% de los españoles sólo ha estudiado lo básico frente al 23% de Europa. Esa diferencia se explica por los pocos titulados en FP que han generado una mano de obra demasiado poco cualificada, que no tiene trabajo ni consigue encontrarlo. Esa es la conclusión del estudio La formación profesional en España, hacia la sociedad del conocimiento, presentado ayer por la Fundación La Caixa.

Los autores del análisis se remontan a la primera mitad del siglo pasado para explicar el retraso respecto a Europa que España arrastra en FP. "La debilidad de los inicios de la industrialización en España y las turbulencias políticas" provocaron que la enseñanza profesional media sólo encontrara desarrollo en Catalunya y Euskadi.

Desprestigio

La industria española diseñó "rudimentarios" sistemas de formación para empleados que todavía perviven hoy. Ese sistema, unido a que hasta 2006 no existían pasarelas a la FP para los que no habían completado la ESO, desem-bocó en un desprestigio total de la Formación Profesional. Según el director del estudio, Oriol Homs, las reformas llevadas a cabo desde la aprobación de la LOE (Ley Orgánica de Educación) han modernizado de manera ostensible el sistema.

El estudio señala las ventajas de tener una buena red de técnicos con una formación de grado medio (España cuenta con un 23% de titulados en ese nivel frente al 49% de la UE) para la competitividad de la economía. Y además ofrece soluciones: crear centros específicos de FP separados de los institutos, flexibilidad de los centros para acercarlos a la empresa y mejorar la calidad de los cursos, sobre todo haciendo más prácticas las enseñanzas como en el modelo sajón y germánico.