Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

Turquía arresta a 26 personas en su lucha contra los golpes de estado en el país

La policía turca interviene por la presunta pertenencia de los arrestados a 'Ergenekon', una red ultranacionalista que pretende derrocar al primer ministro Erdogan y a su gobierno islamista moderado

AGENCIAS ·22/01/2009 - 12:31h

AFP - La policía turca ha detenido a varias personas que pertenecer a un grupo que preparaba un golpe de estado al gobierno en cabezado por Recep Tayyip Erdogan, en la imagen junto a Barroso.

Una veintena de personas han sido detenidas, 26 exactamente según algunos medios locales, en Turquía por su presunta pertenencia al grupo golpista "Ergenekon", una red ultranacionalista que pretendía derrocar el gobierno islamista moderado encabezado por Recep Tayyip Erdogan.

Entre los detenidos se encuentra un periodista, un líder sindical y el presidente de una empresa de análisis político, informaron los medios turcos.

La operación se desarrolló de forma simultánea en 13 provincias y uno de los detenidos más destacados es el presidente del sindicato metalúrgico turco, Mustafa Ozbek, quien es también propietario del canal de televisión Eurasia TV.

Se ha detenido también a una veintena de policías y miembros del ejército

El canal de información NTV aseguró que, además, se ha detenido a otra veintena de policías y miembros del Ejército implicados en la trama golpista, aunque no se conocen todavía muchos detalles sobre este asunto.

Los agentes y militares habrían estado a las órdenes de Ibrahim Sahin, un ex responsable de operaciones especiales de la policía, detenido también a principios de enero bajo la sospecha de pertenecer a "Ergenekon". Con anterioridad los investigadores encontraron varios depósitos de armas y explosivos supuestamente vinculados con la trama.

División en la sociedad turca

En total, han sido detenidos hasta ahora más de 200 personas en relación con esa presunta trama golpista, de las cuales 86 ya están siendo enjuiciadas.

Ese polémico "macrojuicio" ha dividido a la sociedad turca, ya que una parte lo considera un proceso político contra la oposición, mientras que otros lo califican de avance en el proceso de democratización al destapar las implicaciones criminales de parte de la antigua cúpula militar en la "guerra sucia".

Según la Fiscalía, esta organización, formada por mandos militares retirados, periodistas, políticos y académicos, pretendía sembrar el caos con atentados terroristas para provocar un ambiente favorable a un golpe de estado del Ejército que derrocase al gobierno islamista moderado.