Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

Rosa Aguilar pide no convertir a Obama en presidente de "todos los Estados"

La alcaldesa de Córdoba reconoce que el presidente de EEUU "es un referente de ilusión y esperanza" 

EUROPA PRESS ·22/01/2009 - 11:42h

La alcaldesa de Córdoba y responsable del área Institucional de IU federal, Rosa Aguilar, ha manifestado que las expectativas sobre Barack Obama no pueden llevar a convertirle en "presidente de todos y cada uno de los Estados".

"La importancia, la influencia de la política de Estados Unidos a nivel mundial, que la hemos sentido y padecido, es clara, pero eso no debe llevarnos, en ningún caso, a hacer a Obama presidente de todos y cada uno de los Estados", dijo Aguilar.

Para Rosa Aguilar, "hay momentos en la historia de los pueblos en los que existe la necesidad de cambiar el rumbo de los acontecimentos y comenzar una nueva etapa", con líderes que sean un "referente de ilusión y de esperanza" pero que transmitan también "seguridad", y Obama es un ejemplo.

Cambio radical 

La alcaldesa de Córdoba reivindicó un "cambio radical" en el ejercicio de la política, "que exige siempre, y hoy más que nunca, responsabilidad".

"Estamos en tiempo de la política, que requiere actitudes y actuaciones diferentes y distintas"

A su juicio, "estamos en tiempo de la política, que requiere actitudes y actuaciones diferentes y distintas", pues la situación de crisis que hoy vive la ciudadanía exige colaboraciones institucinales preocupadas por alcanzar, a través del "diálogo social, el consenso y la concertación", objetivos compartidos que den solución a los problemas que existen.

En este sentido, pidió al Gobierno que impulse el diálogo social y al Partido Popular que abandone su forma de hacer oposición, por considerar que se limita a hacer crítica sistemática sin proponer alternativas con el único fin de sacar rédito electoral.

Además, pidió a la clase política que no olviden el "rostro humano" de una crisis como la actual y de la que "nadie pensó que sería tan compleja" y frente a la que la Unión Europea se ha mostrado "incapaz".