Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

El 'monstruo de Amstetten' será juzgado en marzo

El acusado se encuentra en prisión preventiva y podría ser condenado a cadena perpetua por los delitos de homicidio, violación, secuestro, incesto, coerción con agravantes y esclavitud

EFE ·22/01/2009 - 10:51h

El juicio contra Josef Fritzl, conocido como el "monstruo de Amstetten" por haber encerrado y violado a su hija durante 24 años, comenzará el próximo 16 de marzo, y el acusado podría ser condenado a cadena perpetua.

"El juicio comenzará el 16 de marzo y durará alrededor de cinco días", explicó Franz Cutka, el portavoz del Tribunal regional de Sankt Pölten, la capital del Estado de Baja Austria donde tendrá lugar el proceso.

El inicio del juicio estará abierto a la prensa, mientras que el resto del proceso posiblemente sea a puerta cerrada, con excepción de la lectura de la sentencia, aunque todo depende de cómo transcurran las sesiones, dijo el portavoz.

Prisión preventiva

Fritzl, de 73 años, se encuentra en prisión preventiva en la penitenciaría de la misma ciudad en la que será acusado de homicidio por denegación de auxilio, violación, secuestro, incesto, coerción con agravantes y esclavitud.

Elisabeth compartía espacio con tres de sus hijos que has su liberación nunca vieron la luz del sol

El cargo de homicidio contra Fritzl se incluye por la muerte al nacer de uno de los siete bebés -fruto de la relación incestuosa con su hija Elisabeth- cuyo cadáver el propio acusado reconoció haber quemado en la caldera de su casa. El acusado ha reconocido los cargos de secuestro y violación, pero ha rechazado tener cualquier responsabilidad directa en el fallecimiento del bebé.

Elisabeth pasó de los 18 a los 42 años encerrada en un zulo subterráneo en condiciones infrahumanas, compartiendo un exiguo espacio con tres de sus hijos que hasta su liberación en abril del año pasado nunca vieron la luz del sol.

Tortura

La familia, que estuvo separada durante años ya que los otros tres hijos del incesto vivían desde poco después de nacer en la casa con Josef Fritzl y su esposa, pudo reunirse en la clínica de Amstetten-Mauer tras ser liberados por la Policía.

Fritzl camufló el secuestro con la versión de que la chica se había fugado con una secta

El caso del "carcelero de Amstetten" dejó transtornado al mundo ante la tortura a la que Elisabeth fue sometida por su padre desde que el 29 de agosto de 1984 la encerró en el sótano de su casa.

La desaparición de Elisabeth fue camuflada por Fritzl con la versión de que la chica se había fugado de casa para ingresar en una desconocida secta, una versión que aceptaron las autoridades.