Archivo de Público
Jueves, 22 de Enero de 2009

EEUU pacta una nueva vía hacia Afganistán

Los ataques talibanes en Pakistán obligan a los militares norteamericanos a recibir suministros por Asia Central

PÚBLICO ·22/01/2009 - 08:00h

El objetivo de enviar 30.000 soldados estadounidenses más a Afganistán en los próximos meses y los ataques perpetrados por los talibanes a convoys de la OTAN en su ruta por suelo paquistaní han acelerado la necesidad de contar con una vía de suministro alternativa.

Tras meses de negociaciones, el general David Petraeus anunció ayer en Islamabad que Estados Unidos ha obtenido permiso para enviar combustible, víveres y demás provisiones a sus tropas en Afganistán a través de Rusia y Asia Central.

"Es muy importante, ahora que aumentamos nuestros esfuerzos en Afganistán, que tengamos múltiples rutas para entrar en el país", declaró en rueda de prensa Petraeus, comandante en jefe para Irak y Afganistán.

Han muerto 60 insurgentes en ataques del Ejército paquistaní

Gira por Asia Central

"Hemos llegado a un acuerdo para abrir rutas de tránsito para bienes comerciales y servicios en varios países de Asia Central y Rusia", añadió Petraeus. El general llegó a Pakistán en una gira por la región que le ha llevado previamente a Turkmenistán, Tayikistán, Kirguistán y Kazajstán.

La apertura de esta ruta, mucho más larga y costosa, aumentará aún más los elevados gastos de la guerra afgana y difícilmente se convertirá en el recorrido principal.

El 75% de los suministros de la OTAN atraviesa el paso de Khyber

El anuncio ocurre dos días después de que el Gobierno paquistaní decidiese cerrar el paso de Khyber, en el noroeste del país, para lanzar una nueva ofensiva contra los talibanes. En ella murieron 60 insurgentes, según el Ejército paquistaní, aunque funcionarios locales denuncian que había al menos cuatro civiles entre las víctimas.

Es la cuarta vez en menos de medio año que Pakistán cierra el paso de Khyber, la principal vía de suministro de la OTAN a Afganistán.

Por ella pasan cada día unos 300 camiones destinados a las tropas de la Alianza en el país vecino, el 75% del total. Sin embargo, numerosos conductores se niegan a circular por esta carretera desde diciembre por miedo a sufrir un asalto o ser secuestrados.

En el recorrido secundario en Pakistán, que atraviesa la región de Baluchistán, los ataques no se han registrado en suelo paquistaní sino al otro lado de la frontera, de camino a la ciudad afgana de Kandahar.

Orden en la casa

Durante los encuentros que Petraeus mantuvo con el presidente paquistaní, el primer ministro del país y el jefe del Ejército, les advirtió que EEUU seguirá apoyando a Pakistán, pero que "tiene que poner orden en casa", en referencia al auge de la violencia yihadista en el país y a los atentados perpetrados en Bombay.

Islamabad ha intensificado sus ofensivas contra los insurgentes en las áreas tribales y ha matado a más de 400 desde agosto de 2008. Aún así, no ha logrado detener el avance de los insurgentes en el noroeste del país.

Esta semana bombardearon un gaseoducto en construcción en las cercanías de Peshawar y destrozaron una decena de tiendas de música y cinco escuelas en el valle de Swat. En total, han destruido 125 de las 500 escuelas que hay en este distrito y amenazan con bombardear a todas aquellas que ofrezcan educación secundaria a las niñas o contraten a profesoras.