Archivo de Público
Lunes, 19 de Enero de 2009

Segundo plan de rescate de la banca en Reino Unido

El Banco de Inglaterra dará préstamos directos a las empresas

LOURDES GÓMEZ ·19/01/2009 - 23:01h

El gobierno británico amplió ayer su plan de rescate financiero ofreciendo garantías estatales contra los activos tóxicos de la banca y abriendo por primera vez una línea directa de crédito a las empresas del Reino Unido. La intervención está enfocada a reactivar los préstamos comerciales e hipotecarios que siguen congelados a los tres meses de la recapitalización de los bancos y la nacionalización parcial del Royal Bank of Scotland (RBS) y el grupo creado con la fusión de Lloyds TSB y Halifax Bank of Scotland (HBOS). 

Entre las medidas anunciadas se incluye un instrumento asegurador contra los préstamos incobrables o posibles impagos en la banca. Funcionará como una póliza de seguros, sujeta a una prima y al compromiso legal de la institución financiera a reabrir sus líneas de crédito a particulares y empresas.

El Estado, es decir el contribuyente, asume el riesgo de las pérdidas de estos activos tóxicos, que se estiman en miles de millones de euros. El Tesoro británico negociará con cada entidad el valor de dichos activos así como la tasa a pagar en metálico o con acciones preferentes del banco en cuestión.

El aval se ofrece a todas las instituciones británicas y las filiales de bancos extranjeros. Ayer, ningún banco había declarado su intención de someter su cartera de impagos al mecanismo asegurador ofrecido por el Ejecutivo de Gordon Brown. No obstante, el  primer ministro aspira a que otros gobiernos introduzcan garantías similares contra los activos tóxicos bancarios en sus respectivos países.

50.000 millones

Por otra parte, el Banco de Inglaterra gestionará un fondo inicial de 50.000 millones de libras (55.100 millones de euros) para créditos al sector industrial. El banco emisor ofrecerá préstamos directos a cambio de activos o bonos empresariales.

Brown presentó su segundo plan de rescate como una actuación dirigida a ayudar a “las familias y los negocios” con un incremento de los créditos comerciales. En octubre, con una inyección estatal de 37.000 millones de libras en el capital de tres bancos, además de otras medidas para reforzar la liquidez del sector, se evitó el colapso del sistema financiero.

Pero esa intervención no aclaró la incertidumbre sobre el valor real de los activos o inversiones del sector financiero y tampoco logró estabilizar el mercado interbancarios y el flujo de créditos a la población. “Si el sistema bancario colapsa, la economía se hunde. Si no reactivamos los préstamos, la recesión será más larga, más profunda y más penosa”, resaltó el ministro del Tesoro, Aliastair Darlin.

El 68% del Royal Bank of Scotland, en manos del Estado

El Tesoro británico ha elevado hasta el 68% (del 58% anterior) su participación en el capital de Royal Bank of Scotland (RBS) al canjear en acciones ordinarias los 5.000 millones de libras que tenía en títulos preferenciales. El primer ministro Gordon Brown criticó a la entidad escocesa por tomar “riesgos irresponsables”. RBS se enfrenta a pérdidas de hasta 28.000 millones de libras en el presente ejercicio fiscal –acaba en abril–.