Sábado, 17 de Enero de 2009

Una jueza permite que una niña pase las vacaciones con su abuelo pese a que intentó abusar de ella

Entiende que es suficiente con que el padre de la menor adopte "todas las garantías y cautelas precisas para evitar que resulte afectada la integridad física y psíquica" de sus hijas 

EFE ·17/01/2009 - 17:34h

Una jueza de Toledo permite que una niña de seis años pase las vacaciones en la casa de su abuelo a pesar de que éste intentó abusar sexualmente de la pequeña durante el verano de 2007.

En la sentencia de divorcio, emitida por la titular del juzgado de primera instancia número 5 de Toledo, Pilar Elena Sevilleja, la jueza entiende que es suficiente con que el padre de la menor adopte "todas las garantías y cautelas precisas para evitar que resulte afectada la integridad física y psíquica" de sus hijas cuando están acudan al domicilio de los abuelos paternos.

La madre de la niña afectada, que tiene otra hija menor con su ex-marido, pidió a la jueza que no autorizara al padre de las pequeñas llevar a las niñas al domicilio de sus abuelos paternos en Italia tras conocer los intentos de abusos sexuales a su hija mayor y dado que el padre reside, durante las vacaciones, en el domicilio de los abuelos italianos de las niñas.

Vía penal 

La juez argumenta que la vía adecuada para ver el caso es la penal, y no el presente procedimiento de divorcio, por lo que desestima la petición de la madre, E.C.C., que ha anunciado que recurrirá la sentencia y que acudirá a la vía penal para evitar que sus hijas estén con el abuelo en cuestión.

Pa la jueza, prohibir la las niñas ver a sus abuelos es un perjuicio 

A juicio de la magistrada, prohibir a las niñas que vayan al domicilio de los abuelos italianos "supondría un perjuicio para las menores en cuanto a su relación con la familia paterna", y considera suficiente para garantizar el adecuado desarrollo psíquico-físico de sus hijas la presencia del padre y del resto de la familia paterna.

La jueza entiende en su resolución de divorcio que el padre de las niñas y el resto de la familia paterna no tiene por qué sufrir las consecuencias de una "presunta conducta delictiva" del abuelo, por lo que la petición de la madre impediría a las menores tener relación con la familia de su padre, que suele ir a Italia en los periodos vacacionales.

Garantías 

Por tanto, dice la jueza, en este caso, "solo procede imponer al demandante la obligación de que durante la estancia de las menores en la casa de los abuelos paternos el padre adoptará todas las garantías y cautelas precisas para evitar que resulte afectada la integridad física y psíquica de las menores".

La madre no comprende cómo se puede permitir que dos niñas de cinco y seis años convivan bajo el mismo techo con quien intentó abusar sexualmente de una de ellas y teme que el abuelo paterno lo vuelva a intentar y que amenace a las menores si tratan de contarlo.