Archivo de Público
Sábado, 17 de Enero de 2009

Los rincones de la vida de Walker Evans

La fundación Mapfre expone desde el 15 de enero un centenar de imágenes en gelatina de plata del genial fotógrafo norteamericano

Fotogalería Walker Evans

EUROPA PRESS ·17/01/2009 - 11:28h

Más de un centenar de imágenes (vintage), realizadas en gelatina de plata por el fotógrafo norteamericano Walter Evans (1903-1975) reflejan la desesperanza y la cara más amarga de la sociedad capitalista.

Desde Leica a Polaroid

La muestra, que se puede ver en la Fundación Mapfre desde el 15 de enero en Madrid, recorre la trayectoria de Evans, principal representante del estilo documental, desde sus primeras fotografías, tomadas con una Leica en en 1928, hasta sus instantáneas con la Polaroid en 1974.

"Evans señaló el camino contemporáneo en el arte de la fotografía"

Para Carlos Gollonet, comisario adjunto de la muestra junto a Jeff L. Rosenheim, conservador de fotografía del Metropolitam Museum de Nueva York, esta exposición alberga "las mejores imágenes" de Evans, quien utilizó siempre un método "objetivo, frío e imparcial", señaló.

Durante su carrera Evans captó en imágenes concisas, contundentes y sobrias todas las caras de una sociedad capitalista que se presenta al mundo como un ejemplo brillante de desarrollo. "Evans señaló el camino contemporáneo en el arte de la fotografía", indicó Gollonet para quien las imagenes de esta muestra, se presentan sin la "magia del cuarto oscuro".

Entre sus imágenes más conocidas figuran el retrato de un niño descalzo en el interior de su casa en Morgantown. La austeridad del interior contrasta con la presencia de carteles publicitarios que prometen bienestar y felicidad. También son muy populares sus retratos de granjeros arrendatarios en Alabama.

Retrato denuncia de Cuba

Su paso por La Habana, con el objetivo de ilustrar el libro 'El crimen de Cuba', supuso una de las primeras denuncias del régimen, según Gollonet, al explorar y retratar los rincones de una ciudad en la que aparecen obreros, vagabundos, estibadores, prostitutas y niños como en la 'Familia cubana indigente' (1933) o 'Vagabundo durmiendo'(1933).

 Sólo en su casa acumulaba cerca de 9.000 postales y otros objetos vernáculos que recogía

Pero a partir de 1938, Evans emprende un experimento radical dentro del retrato y comienza a trabajar ocultando la cámara bajo el abrigo, sin control de encuadre para centrarse en las caras y en los gestos de los viajeros del metro de Nueva York. Pretendía fotografiar a las personas de improviso, atrapándolas al natural y mostrándolas sin tapujos.

Entre 1945 y 1965, Walker Evans se convierte en fotógrafo en exclusiva par ala revista Fortune. En esta etapa, Evans publicará álbumes importantes, uno de ellos es, Beauties of The Common Tool (1955) compuesto cinco fotografías en las que muestra cinco herramientas comunes, pero aisladas y ampliadas, resaltan como si se tratara de esculturas abstractas.

La fotografía como coleccionismo

A pesar de su desconfianza hacia la eficacia pictórica del color, en la última fase de su carrera -desde finales de los cincuenta hasta su muerte en 1975- se convierte, sorprendentemente, en el eje de su trabajo y en una nueva lente a través de la que investigar sus intereses. En 1974, el lanzamiento de la Polaroid SX-70 ofrecerá a un artista de salud débil la posibilidad de seguir creando, al suprimir por completo el duro trabajo del cuarto oscuro.

En sus instantáneas postreras persisten los temas que le han obsesionado a lo largo de toda su carrera. En las fotografías de letreros, aunque los colores chillones sean nuevos, pero la fragmentación y el lenguaje provocativo y con doble sentido permanecen fieles a la iconografía vital de Evans.

Otra característica de los últimos años de Evans es su carácter coleccionista. Sólo en su casa acumulaba cerca de 9.000 postales y otros objetos vernáculos que recogía y ordenaba. Él mismo comentó cómo la fotografía era una forma de coleccionismo.

Con motivo de la exposición Fundación Mapfre ha editado un catálogo en español y en inglés con la reproducción de las obras que se presentan en la exposición y dos estudios que aportan un mayor conocimiento de la obra de nuestro protagonista.