Archivo de Público
Viernes, 16 de Enero de 2009

Comer menos contrarresta el aumento de peso en la mediana edad

Reuters ·16/01/2009 - 17:44h

Por Joene Hendry

Un nuevo estudio indica que es importante comer cada vez menos para contrarrestar el aumento de peso en la mediana edad.

Con el tiempo, las mujeres necesitan limitar el consumo de comida o comenzarán a engordar y eso se aplica a quienes hacen o no ejercicio, aseguró un equipo de investigadores de la Brigham Young University, en Provo, Utah.

Tras revisar los hábitos alimentarios y físicos de 192 mujeres de mediana edad durante tres años, "las únicas mujeres que, en promedio, no tenían riesgo de aumentar de peso eran las que habían aumentado la restricción alimentaria", dijo el doctor Larry A. Tucker a Reuters Health.

A diferencia de las mujeres que más control alimentario se habían impuesto en el tiempo, las que no lo hicieron eran un 69 por ciento más propensas a aumentar más de 1 kilo y un 138 por ciento más propensas a aumentar 3 kilos, precisó Tucker y su coautora, Laura Bates.

A diferencia de estudios previos, que habían demostrado que el control de la alimentación (la restricción consciente del consumo de comida para controlar el peso) provocaría atracones y aumento de peso, los nuevos resultados sugieren que aumentar el autocontrol alimentario sería una forma lógica de prevenir el incremento de peso en el tiempo, publicaron Tucker y Bates en American Journal of Health Promotion.

Los investigadores estudiaron a 192 mujeres. Al inicio del estudio y tres años después, el equipo las pesó, les midió la composición grasa y registró la alimentación y el ejercicio físico de siete días. Las mujeres tenían unos 40 años al inicio del estudio.

Las mujeres que no aumentaron el control alimentario, explicó Tucker, "tenían alto riesgo de engordar".

Ese grupo tenía también un 49 por ciento más probabilidad de aumentar un 1 por ciento el nivel de grasa corporal en tres años.

Factores como la edad, el peso, los hábitos alimentarios, las calorías y el nivel de actividad física al inicio del estudio no alteraron significativamente el riesgo de engordar o de aumentar el nivel de grasa corporal, ni tampoco lo hizo la actividad física realizada durante el estudio.

El objetivo de controlar la alimentación, dijo Tucker, es sentirse satisfechos, en lugar de "llenos", con los alimentos adecuados, como las verduras sin almidón, frutas, granos integrales y proteínas vegetales, como las legumbres, y evitar las galletitas, los alimentos ricos en grasa, las hamburguesas y la pizza.

El estudio destaca cómo, sin la intervención adecuada, la mujer promedio aumentará de peso y nivel de grasa corporal en el tiempo.

Por lo tanto, Tucker y Bates consideran que se necesitan intervenciones para ayudar a las mujeres a desarrollar mejores hábitos alimentarios y controlar el consumo de calorías.

FUENTE: American Journal of Health Promotion, enero del 2009