Archivo de Público
Lunes, 29 de Octubre de 2007

Matar tigres para hacer licores

Organizaciones ecologistas denuncian el maltrato de animales en Xiongsen, uno de los zoos más grandes del mundo

ANDREA RODES ·29/10/2007 - 20:20h

Agencias - Cuatro tigres siberianos hambrientos mataron y devoraron a otro ejemplar en su jaula del Zoo Glaciar de Shenyang, según informó el lunes la agencia oficial china Xinhua. Las autoridades locales argumentaron que no tienen dinero para alimentar a los felinos adecuadamente.

Tres cachorros de oso vestidos con un tutú amarillo aparecen en la pista, seguidos de un grupo de macacos en bicicleta. Un oso montado en una moto sobrevuela, mientras tanto, la escena, aguantando el equilibrio sobre una cuerda suspendida en el aire, sin ningún tipo de protección. Así empieza el espectáculo matutino del Parque de Tigres y Osos Xiongsen, en la ciudad china de Guilin.

Con 1.300 ejemplares de tigre de Amur, también llamado tigre del noreste, y 400 osos luna, el oso negro asiático, Xiongsen está considerado uno de los parques de animales salvajes más grandes del mundo. El número estrella es el último: un buey vivo es introducido en la jaula de un tigre para que los espectadores disfruten de la matanza en directo.

Oficialmente, el zoológico fue fundado para la conservación de especies en peligro de extinción. Pero las organizaciones ecologistas internacionales no sólo han denunciado el maltrato de animales en Xiongsen. También acusan al parque de ocultar, bajo la excusa de la conservación, la cría de tigres y osos parala fabricación de productos de medicina china tradicional. Licor de tigre o de osoEn la tienda de Xiongsen puede comprarse una botella de licor de tigre por 960 yuanes (96 euros). La bebida se obtiene disolviendo las garras o los huesos del felino en licor de arroz. "Es bueno para curar el reumatismo", explica la dependienta.

Un frasco de licor de oso cuesta 385 yuanes (38 euros), aunque el producto más popular es la bilis de oso, que se extrae de la vesícula del animal. Todo se fabrica en la Destilería Xiongsen, una empresa subsidiaria del parque, a pocos kilómetros de Guilin. Las fotografías que decoran las paredes de la tienda muestran el aspecto pulcro de los laboratorios de la destilería, con capacidad para almacenar 8.000 toneladas de licor.

La compañía ha utilizado hasta hoy más de 400 esqueletos de tigre para la obtenciónde este tipo de bebidas.El comercio con partes de este animal está prohibido en China desde 1993, pero la producción y venta ilegal es difícil de frenar. La medicina tradicional sigue teniendo un peso importante en la cultura china y mueve un mercado de 8.000 millones de yuanes (unos 800 millones de euros) según estimaciones de la organización conservacionista International Fund for Animal Welfare (IFAW).

"Sólo los jefes del parque conocen el destino de los tigres que se matan", explican dos empleadas de Xiongsen, que descansan bajo el sol después del almuerzo. A su lado, una mujer ofrece al visitante cañas de pescar con media manzana atada en el anzuelo para alimentar a los osos. Los trabajadores de Xiongsen hablan poco para evitar problemas. Un cartel en la puerta de entrada indica que está prohibido hacer fotografías y realizar actividades periodísticas dentro del recinto.

Desde los años cincuenta

Las primeras granjas de animales salvajes empezaron a desarrollarse en China en los cincuenta, según un informe publicado el pasado octubre por la Universidad holandesa de Leiden. Las granjas estatales de ciervos y visones aparecieron en los años setenta. No fue hasta los noventa cuando empezaron a criarse también osos negros, tigres, caimanes y caballos salvajes, todos muy apreciados por la medicina china.

En 1998 entró en vigor una ley de protección de animales salvajes que garantizaba el apoyo estatal a la cría de animales en peligro de extinción. Según IFAW, China tiene el mayor plan de animales salvajes en cautiverio. En 1992, Xiongsen tenía sólo 12 tigres de Amur, frente a los 1.300 ejemplares que tiene hoy. En toda India no quedan más de 1.500 tigres. "Los parques de tigres sólo responden a fines comerciales, nunca han tenido intención de contribuir a conservar la especie", dice Grace Gabriel, directora regional de Asia de IFAW. En China, existe una fuerte presión por parte de empresarios y propietarios de granjas para levantar el veto que prohibe comercializar las partes del tigre.

Sin embargo, la delegación china presentó el pasado junio a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) un documento para anunciar los esfuerzos del país para frenar el comercio ilegal del tigre y para encontrar sustitutivos químicos a los ingredientes de medicamentos tradicionales obtenidos de animales en peligro de extinción.

El comercio de bilis de oso está permitido en China. A esta sustancia verdosa, llamada "el líquido dorado", se le asocian distintas cualidades, desde potente afrodisíaco a antiinflamatorio, así como remedio contra la hepatitis. Las técnicas de extirpación de bilis de la vesícula del oso siguen siendo un motivo de controversia internacional, a pesar de algunas mejoras, como la prohibición del uso de catéteres. Lasorganizaciones ecologistas consideran que el sufrimiento de los osos podría evitarse, si se tiene en cuenta además que los poderes curativos de la bilis de los plantígrados no se han comprobado.

"La comunidad internacional debe respetar el derecho de China a domesticar animales salvajes como los osos para abastecer el mercado de medicina tradicional", declaró el pasado octubre a la agencia Reuters Wang Weisheng, responsable de Conservación de Fauna Salvaje del gobierno chino. "Si una instalación es clasificada de granja, tiene el derecho legal a vender sus productos como si fuera una granja de pollos", añadió Wang.