Viernes, 16 de Enero de 2009

Londres dice que la guerra contra el terror es "engañosa y errónea"

El ministro de Exteriores, David Miliband, critica la estrategia militarista de Bush y Blair

LOURDES GÓMEZ ·16/01/2009 - 00:00h

Miliband habló ayer en el hotel Taj Mahal de Bombay, que fue uno de los objetivos de los terroristas.

Fue una despedida singular. Un ataque directo a la ideología que ha guiado la política estadounidense de los últimos años. El jefe de la diplomacia británica apuntó directo a la yugular del presidente George Bush cuando aún faltan seis días de su salida de la Casa Blanca. "El concepto de guerra contra el terror es engañoso y erróneo", dijo ayer David Miliband, reponsable del Foreign Office.

El ministro de Exteriores se distanció sin reservas del fundamento ideológico abanderado por Bush en represalia de los atentados en Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001. Es un concepto adoptado inicialmente por el más próximo colaborador del presidente saliente, el anterior primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, que cayó en desuso en Londres hace unos dos años. Con Blair en la retaguardia de la política británica, su viejo aliado Miliband finalmente lo enterró ayer.

"Debemos respetar los compromisos con los derechos humanos"

Fue su primer golpe de mando desde un frustrado intento por desbancar al actual primer ministro Gordon Brown, el pasado verano. Y Miliband aprovechó su intervención para acercar posiciones con la Administración del nuevo presidente Barack Obama.

"Hemos de responder al terrorismo defendiendo el imperio de la ley, no subordinándola, porque es el pilar de la sociedad democrática. Debemos respetar nuestros compromisos con los derechos humanos y libertades civiles, en casa y en el extranjero. Esta es sin duda la lección de Guantánamo y por eso celebro el compromiso del presidente electo Obama para cerrar [el centro de detención militar]", defendió.

Miliband echó leña a la cruzada antiterrorista de Bush en un artículo en el diario The Guardian, que fue el guión de un posterior discurso en Bombay. En el hotel Taj Mahal, escenario de los ataques terroristas del pasado noviembre, que causaron 165 muertos en la capital económica de India, el ministro describió los errores de la "guerra contra el terror".

"El mejor antídoto contra la amenaza terrorista es la cooperación"

"Creó la impresión de un enemigo unido, trasnacional y personificado en la figura de Osama bin Laden y en Al Qaeda. La realidad es otra: las motivaciones e identidades de los grupos terroristas son distintas", resaltó.

Para ilustrar su punto, mencionó a ETA y las Brigadas Baader-Meinhof alemanas y, en terreno más conocido por su audiencia, hizo referencia, entre otros movimientos armados, al grupo paquistaní Lash-kar-e-Taiba, al que se atribuye la matanza de Bombay. "Todos utilizan el terrorismo y a veces se apoyan mutuamente, pero no están unidos en sus causas y su cooperación es oportunista", explicó. No olvidó en su repaso la invasión de Irak, una contienda, polémica y probablemente ilegal, a la que Bush arrastró al Reino Unido y que precipitó la caída de Blair.

"La guerra contra el terror", continuó Miliband, "también implicaba que la respuesta correcta era principalmente militar". Y mencionando al general estadounidense David Petraeus, ex alto mando en Irak, dijo: "El problema de la insurgencia y los conflictos civiles no se resuelven matando".

"El mejor antídoto contra la amenaza terrorista a largo plazo es la cooperación", añadió para proclamar que el "enemigo" no puede dictar los fundamentos de la solidaridad. "Los terroristas triunfan cuando hacen que un país caiga preso del miedo y la venganza; cuando plantan división y animosidad; cuando fuerzan a un país a responder con violencia y represión", advirtió en velada referencia a EEUU y otros países azotados por el terror.

La receta del ministro británico parte por derroteros más firmes: la ley, los derechos humanos y las libertades civiles. "En Oriente Próximo, la respuesta de Israel a los cohetes de Hamás es una feroz campaña militar que ya ha dejado un millar de muertos en Gaza", recordó.